onLoad="MM_preloadImages('http://photos1.blogger.com/img/27/2865/1024/S53000203.jpg','http://photos1.blogger.com/img/27/2865/1024/S53000191.jpg')" onLoad="MM_preloadImages('http://photos1.blogger.com/img/27/2865/1024/S53000191.jpg','http://photos1.blogger.com/img/27/2865/1024/S53000203.jpg')"


viernes, junio 30, 2006
 

No me impresiona que me cuentes lo mal que te portas con la gente que te rodea.

donnadie vacio 5:21 p.m.
0 comments




lunes, junio 26, 2006
 


Nuevas Notas En El Player

Es tiempo otra vez de sumarle cancioncitas al player, ya con este paquete serán 70 los distintos artistas amontonados en el cuadrito a la izquierda. Enjoy!

[arista - canción]

We Are Scientists - Cash Cow
La primera es una banda de indie rock al estilo Interpol, de ese rock neuyorkino, pero happy, me gustan esas bandas con guitarritas así que suenan con armonía, como Franz Ferdinad y esas... Catchy songs.

Meshuggah - War
Hubo un tiempo que me traumé con Meshuggah y su thrash progresivo. Recuerdo que los vi la última vez que vi a Tool, hace ya casi 4 años [uuuuuuu], el vocalista de Meshuggah nos intimidó, se veía bien rudo, pelon, afeitado, y con una camiseta negra, movía la cabeza bien raro al ritmo de las rolas, buenos gritos en vivo del tipo, además resultó gracioso.

Belanova - Y...
Belanova, pertenecientes al 5% de la música de mi pc que es en español [y a veces creo que 5% es mucho en realidad ha de estar como por el 1% o algo así], me gusta el chillout electrónico que mezclan con pop, la voz de la tipa me gusta, me parece sexy. Esta canción me gusta y además tiene el bonus de que avienta la bina de colores que más me gusta. Si iría a ver a Belanova, nomás falta quién me quiera invitar.

Renee Heartfelt - Kerosene
Banda de post hardcore de Virginia, no me fascinan, pero escuchar su cd me pone como en un estado medio vegetativo, muy extraño, me gusta en dosis moderadas.

Guillemots - Trains To Brazil
Yo y mi vida músical. Esta canción fue la única de ellos que me gustó mucho, y peor porque la escuché por primera vez cuando íbamos en el tren de Crawley a London, justo cuando el tren se puso en marcha estaba hablando con Toño cuando escuché las trompetas de la canción, hice una pausa en la conversación y dije: "esta rola que estoy escuchando está bien chingona" [It's one o' clock on a friday morning ♪]

Necrophagist - Stabwound
Con esta banda se debería de medir el death metal, la complejidad que tienen es altísima, me encanta que logran meter unos requintos súper cabrones en una rola de death bien malilla sin quitarle el feeling. La verdad es que hasta el momento no he escuchado una banda de death tan completa y compleja como Necrophagist.

Austin tv - Ella No Me Conoce
Creo que Austin tv, bien podría catalogarse por el momento como mi banda favorita mexicana, la neta rulean bien cabrón, me gusta mucho el sentimiento que incrustan en cada canción; los samples, que ponen de vez en cuando, rifan. Muy muy buena banda. Orgullosamente mexicana.

Le Tigre - The The Empty
Le Tigre es una banda formada por mujeres en su mayoría [sino es que en su totalidad, no he investigado mucho :p], pues es una banda chistosa, al estilo Yeah Yeah Yeahs. Esta canción me gusta porque es como puro caos, me gusta como una de las chicas dice: "oh baby, why don't you talk to me ♪..." buen ritmo, me dan ganas de sangolotearme y gritar jijiji.

Boy Kill Boy - Suzie
Una banda que descubrí en London, de hecho son ingleses, vi un cartelón grandote en una tienda anunciando su cd, además Toño había mencionado que una amiga los conocía. Tons, como me llamó la atención el tamaño del cartelón en London, cuando regresé a Alcalá los investigué y me gustaron, otra banda con catchy toons, de hecho hasta parecen buenos candidatos para ser la próxima gran cosa en el mundo del indie rock.

Lamb Of God - Black Label (live)
Lamb Of God es de mis bandas favoritas metalosas, en vivo rifa bien cabrón, el vocalista casi ni dice nada, pero tiene una prescencia tan cagapalos que todo mundo le hace caso, rifa ese wey, sus gritos prenden a la gente. Esta canción es con la que regularmente cierran los conciertos, y hacen la mundialmente famosa Wall Of Death, que no es otra cosa más que separar al pit en dos partes y cuando el vocalista da la indicación una parte va y se estrella contra la otra al estilo pelea medieval o como en la movie Brave Heart, esa cosa tan loca te llena de adrenalina y aunque te caes y te goleas terminas todo feliz, he estado ahí...



Lamb of God no solo es una banda de ruido y desmadre, musicalmente son muy buenos, los guitarras son de lo mejor que el thrash moderno tiene para ofrecer, y el baterista ni se diga, me encanta como usa el doble bombo y hace que suene como ametralladora, además que ajusta los tiempos perfectamente para que la canción quede cuadrada aunque los riffs de las guitarras sean asincopados.

Dj Tiesto - Just Be (Antillas Club Mix)
Un gran DJ. Tengo ganas de ir a un rave. :(

donnadie vacio 7:29 p.m.
0 comments




martes, junio 20, 2006
 

Día 100 [25 de mayo]

Cuando empecé con estos de los numeritos en los días, no tenía algún plan. Hace unos 30 días que pensé que al llegar a los 100 escribiría algo súpercool, pero no, no hay nada, nada extraordinario o espectacular. Un día normal.

Al ser jueves, pues la obligada desmañanada a la escuela, a laboratorio de control, con mi circuitito recien alambrado. Voy a tener que comprar algunos materiales extra para el controlador del motor de corriente directa.

Después la clase de digitales, donde nos pusimos a resolver el examen del año pasado y en muchos puntos no sabía ni que show, tenía solo una vaga idea de lo que pasaba. Saliendo de esa clase fui a comprar algo a la máquina dispensadora de chucherías que hay por ahí cerca, no sabía que comprar, pero después de ver fijamente la máquina, me decidí por unos como submarinos, pero de bimbo, de chocolate o avellana, no estoy muy seguro.

Metí las moneditas y apachurré los botoncitos, el mecanismo comenzó a trabajar lentamente, el pan empezó a avanzar hacia delante y con un ligero movimiento cayó, pero, para mi mala suerte, dio un giro inesperado y quedó atorado entre el vidrio y uno de los compartimientos que tenía red bulls. Me dio risa, y empecé a golpear discretamente el vidrio [bueno, no vidrio, sino mica] le daba golpecitos con la el puño derecho, pero cuidándome de no hacer mucho escándalo [es-cán-da-lo, es un escándalo ♪]. Era un poco desesperante porque la máquina está acoplada a otras 2 y las tres están como dentro de una cajota protectora que hace prácticamente imposible mover el conjunto de máquinas.

Estaba planeando qué hacer cuando apareció una chica rubia, cabello corto y lentes, una blusita blanca con coquetos encajes, me vio ahí al lado de la máquina y me sonrió, pero a la vez se quedó como pendiente, le dije: “se ha quedado atorado, pero compra lo que tengas que comprar”. Asintió con la cabeza y depositó el dinero, compró un jugo de naranja, lo cogió y me sonrió nuevamente, parecía que ya se iba cuando dio la vuelta y me dijo: “ve a la cafetería para que te devuelvan tu dinero” y yo: “ok”, sentí que me chivié poquito, y ella remató con: “mejor, espera aquí, yo voy y les aviso” y ahí de plano sucumbí, no pude decir nada, solo moví la cabeza en señal de agradecimiento, se fue a paso veloz, no sin antes regalarme otra sonrisa.

Me quedé ahí frente a la máquina, pidiéndole al pan atorado que se dejara caer, y pensando a la vez: “esta chica no sabe que me acaba de alegrar el día” [esto fue lo extraordinario del día 100, hice una finta al principio, jojojo].

Pocos segundos después apareció ella, nuevamente, con su mirada desvanecida momentáneamente por un reflejo de luz en sus lentes. Sonreí, y ella dijo: “me han dicho que vayas tú, que tomarán tus datos y que cuando venga el de la máquina que te regresarán tu dinero” yo dije, un poco nervioso, pero conteniéndome: “Ok. Muchísimas Gracias” y ella sonrío y giñó el ojo derecho, “hasta luego” - me dijo y se fue hacia el edificio oeste.

Caminé hacia la cafetería, entré y había mucho moviemiento detrás de la barra, ya era hora de mi clase, pensé: “ya obtuve algo dulce, suficiente por hoy” salí sin pedir información, me fui al salón.

Las clases transcurrieron normalmente, no hubo incidentes, mi concentración fue buena, aunque de vez en cuando pensaba en que probablemente jamás volvería a ver a la chica sonriente que se ofreció a ayudarme, pero bueno.

En la residencia fui preparando las cosas que me llevaría al siguiente día, o sea, como medio escogiendo ropa, pero no empaqué. Después la clase de Montaje y Edición de Video Digital, que fue a las 19:00 para aprovechar al máximo el tiempo que se nos venía encima, debíamos de avanzar lo más posible porque Natalia saldría la siguiente semana a Cadiz y pues no habría clase.

Ayudamos a hacer un intro para la obra, que consistía en echar sangre simulada sobre un vidrio donde la protagonista escribiría 4:48 con el dedo, todo esto lo estábamos grabando para su posterior edición. La primera aproximación a sangre fue una mezcla de salsa de tomate con no sé qué otras cosas, pero apestaba muy feo, Paula [la única compañera de clase que quedó conmigo al final en el curso] y yo sosteníamos el vidrio horizontalmente mientras Federico [el coordinador de fotografía] vaciaba gotas se la mezcla olorosa sobre el cristal, después nosotros girábamos lentamente el vidrio a una posición vertical, Natalia lo filmaba todo.

Luego de algunos intentos fallidos por conseguir nuestro objetivo, decidieron cambiar de sangre, y trajeron de esas gotas de líquido rojo para desinfectar heridas, y al final esa fue la sangre que usamos, ya la protagonista tenía el dedo todo fuchi pero bueno, quedó 2/3 el intro.

Por otro lado, yo casi terminé lo de los videos felices, o sea, anuncios y esas cosas. Natalia me encargó que para la próxima sesión llevara una secuencia de números que viene en el guión de la obra, se supone que los que no están bien de sus cualidades mentales no pueden contar del 100 hacia atrás de 7 en 7.

Me dormí tempra, creo, no recuerdo muy bien, pero al siguiente día debía hacer varias cosas antes del trip a Paris.

donnadie vacio 1:10 p.m.
0 comments



 

Día 99 [24 de mayo]

Otro día rápido.
Lili temprano en la mañana, me sirvió el desayuno. Escribí, escribí mucho. Luego la comida, estuvo muy rica, lasaña y pez, uno bien blandito. Algo de control. Baño. Después a cortarme el cabello, fui a una peluquería a la que Toño ya había ido, el don se la rifó, en chinga tijerazos por todos lados, quedé bien milicia-man. Algo más de control, alambrar. Dormir a las 3:15.

donnadie vacio 1:08 p.m.
0 comments



 

Día 98 [23 de mayo]

Desperté tempra para ir a desayunar, luego me iba a poner a trabajar sobre el proyecto de digitales pero me dio coraje nomás de ver el cochinero que tenía en un programa que no me sale y mejor me fui al Alcampo, tenía que comprar jabón para bañarme y shampoo, pasta y cepillo para dientes, además compré pan y atún en agua.

Otro profesor está supliendo al habitual, este tipo nuevo es mejor dando la clase, no me durmió y si le entendí a lo que explicaba. Estuvo bien la clasesuca. Luego en el laboratorio pues no había mucho que hacer, así que nadamás entré un rato y me fui, mejor trabajé en la residencia por mi cuenta hasta que se dieron las 19:30, hora en la que me fui hacia el auditorio, pues Natalia repondría la clase perdida del lunes.

Seguimos trabajando con lo de la obra, al parecer el director hizo algunos cambios en ciertas escenas, así que siempre no haremos algunos montajes, pero otros se quedan. Regresé a la residencia donde me preparé pasta para cenar, me entró el sueño y me dormí rápido.

donnadie vacio 1:07 p.m.
0 comments



 

Día 97 [22 de mayo]

Not much to say. No hubo clase de Montaje y Edición de Video Digital, porque Natalia se sentía mal. Fernando me llamó a la residencia para avisarme, use el tiempo para leer el libro que saqué de digitales, comprar cosas para preparme de vez en cuando en el Mercadona y para ir a lavar.

donnadie vacio 1:07 p.m.
0 comments



 

Día 96 [21 de mayo]

Todos madreados dormimos, torcidos e incomodos, ya enfadados de tanto agetreo lo único que queríamos era regresar a Madrid. En cuanto abrieron el check-in ya estábamos listos con nuestros documentos para que nos dieran luz verde y pasar a la sala de abordaje.

Como en todos los aeropuertos importantes, en Gatwick hay varias tiendas para comprar ropa, comida y cosas así, compré agua y otro sándwichillo para calmar el hambre mañanera.

Después de una hora y media de espera por fin abordamos el avión que nos regresaría a Madrid. Inmediatamente después de sentarme en el avión me dormí. No supe ni a que hora despegamos ni vi las nubes en el camino, jeton all the way, estuvo cool, porque en EasyJet no tienes un asiento asignado, así que me fui hasta atrás y me recargué en la ventana, en una hilera de 3 asientos estaba yo solo, pretty cool.

Al llegar a Madrid me escamé bien cabrón, porque estaba medio dormido, medio despierto y sentí el madrazo, el avión temblaba y yo aca: “¿Qué pedo?” y nada, es que estábamos haciendo contacto con la tierra, y ya me relajé.

Al bajar del avión, lo hicimos por unas escaleras, caminamos hacia un autobús, con muy pocos asientos, que nos llevaría hasta el edificio del aeropuerto. Tripcito leve y luego una súpercaminada para llegar hasta la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas donde está la estación del metro.

El plan era, de una vez, comprar los boletos para el tren a Paris del siguiente fin de semana. Una estación de tren, así como para viajes a otras comunidades o países es la de Chamartín. Así que usamos nuestro amplio conocimiento sobre las vias de metro de Madrid para llegar hasta ella.

Saldríamos el viernes a las 19:00 de Chamartín y llegaríamos a Paris el sábado como a las 8:30. Toño quería irse en butacas, pero ya no había, así que los dos iremos en camas, la verdad está mejor, o sea, yo ya iba con esa idea, cuesta 20€ más que la butaca, pero para un viaje de más de 12 horas yo creo que es mejor cama. Entonces al regreso Toño irá en butaca y yo nuevamente en cama. Total del trip este 220€. A estas alturas del juego Toño me debía 380€.

Una vez comprados los tickets, ahora sí, por fin, de regreso a las residencias, ahí mismo en Chamartín tomamos el tren a Alcalá de Henares. More jeton time.

Llegamos justo a la hora de la comida. Comí bien, luego un cake-ker a gusto y ya a dormir. Tan taran tan tan.

donnadie vacio 12:58 p.m.
0 comments




sábado, junio 17, 2006
 

A veces siento que soy una carga emocional para los demás.

donnadie vacio 5:26 p.m.
0 comments




viernes, junio 16, 2006
 

Quiero estar triste,
para que así, estemos tristes los dos.

donnadie vacio 3:46 p.m.
0 comments




miércoles, junio 14, 2006
 

de la serie Panic On The Streets Of London ♪
[click a este botoncito azul → para escuchar Panic de The Smiths]

Phone Home




Panic On The Streets Of London




Ahítuve

donnadie vacio 3:59 p.m.
0 comments



 

Día 95 [20 de mayo]

Tempra de pie nuevamente, baño rápido. Ya debíamos entregar la tarjeta del cuarto y regresar las sábanas tiesas. Pedí que nos cuidaran el maletín y la mochila de Toño para andar a gusto por la calle mientras se llegaba la noche y la hora de dirigirnos hacia el aeropuerto. 1.5£ por cada maleta. También compré una cosa para usar el Internet de ahí, 1.5£ por 75 minutos.


Manio




Talreves




Salimos presurosos para alcanzar a aprovechar el máximo nuestro ticket del Big Bus del día anterior. Nos subimos a uno y nos bajamos en la Nacional Art Gallery [creo que así se llama], donde hay muchas pinturas, de distintas épocas, hay pinturas de Miguel Angel, Goya, entre otros, la recorrí rápido, no demasiado, si me detuve a ver los cuadros que más se me hicieron interesantes, pero si andaba caminando velozmente por los grandes pasillos, entrada gratuita :). Cuando salí, Toño aún no aparecía, habíamos quedado a la salida a cierta hora y yo me adelante como 10 minutos, entonces me fui a una tienda a comprar algo para gusguear [gusguear, creo que esa palabra solo la usa mi familia, no recuerdo haber escuchado a alguien más decirla]. Compré un pastel chocolatoso y medio litro de leche, comí con calma, sentado frente a la ventana del establecimiento, tipo ampm, viendo la calle, los automóviles y la gente.

Al terminar me regresé corriendo al museo, pero Toño aún no salía, aparentemente, entonces me fui a ver a los pichones, hay muchos, pero muchos pichones, y ni se mueven cuando pasa la gente, o sea, llegas bien desafiante, corriendo hacia ellas y no vuelan, nada más se hacen a un lado, ah, pero si avientas algo para comer todas se dirigen inmediatamente al punto donde caiga, y es una gran nube de pichones volando sin chocar entre sí. No serán los animales más bonitos del mundo, pero es curiosa la vista. Se volvieron locas las aves cuando un helicóptero de la compañía Virgin sobrevoló la plaza donde estabamos, todos los pichones salieron volando, pero en circulo bien raro, fue algo impresionante. Y al parecer ese era el único objetivo del helicóptero, solo hacer que los pichones hicieran su show. Estuvo cool.


Pájaritos A Volar



Cuando acaban de nacer, su colita han de mover tun tun tun tun ♪

[mouse sobre la imagen, para ver foto original]


Luego de un rato apareció Toño y nos fuimos a turistear un poco más. Ahora con rumbo al museo inglés, creo que de antropología, porque básicamente hay ese tipo de cosas, momias, piezas de piedra, utensilios, y cosas así de distintas culturas antiguas, griegos, egipcios, del mundo del Islam, africanos, orientales, americanos, and so on. Además había una expo de arte moderno de medio oriente, muy interesante, precisamente unos días atrás me estaba preguntando sobre el arte en esos lugares, y después de todo parece que si hay. Chévere.


Sleepy Head

siesta


Pues nada, luego de un rato nos juimos, creo que fuimos a comer, no recuerdo si fue antes o después del museo. Comimos entre 3 y 4 de la tarde, porque era la happy hour en un lugar que vimos, a esa hora todo lo que compraramos para comer costaría 1£ o menos, me compré un tipo burrito de pato y un agua. Comimos en unos escalones. Luego a buscar una chamarra, ya se estaba haciendo tarde y temí que fueran a cerrar las tiendas, entonces le dije a Toño que mejor se quedara por ahí y que yo correría hasta la tienda donde había visto la chamarra blanca el día anterior, quedamos de vernos en el hotel a las 20:00.

Y ahí voy en chinga corriendo por las calles de Londres, primero me confundí y en lugar de correr hacia el oeste por la calle Oxford corrí hacia el este, me di cuenta cuando vi el letrero de la calle y decía New Oxford y yo: “¡en la madre!” y ahí voy de regreso en chinga, solo pensando en que ojalá cerraran a las 20:00, iba a tomar el metro de London, pero en la estación que entré el servicio estaba detenido momentáneamente, y pues autobuses no sabía bien que show.

Así que corrí, con sufrimiento en la cara y preocupación en el corazón, ja, soy un chico material. “que cierren a las 8:00, que cierren a las 8:00” repetía una y otra vez, mientras corría, de vez en cuando miraba mi mp3player [oh yeah también tiene reloj, que sigue a la hora de Tj]

Llegué todo sudoroso al centro comercial, la tienda aún estaba abierta eran las 7:35 o algo así. Estaba el mismo batillo que me atendió el día anterior, le dije: “I’ve come back for the jacket”, “oh, yeah, right, here you go” – me alargo la chamarra, que estaba colgada junto con otras del mismo estilo arriba en una pared luego luego entrando a la tienda, él estaba subido arriba de unas escaleras acomodando otras chamarras de color rojo. “I thought that you were shut” – le dije, tomando aliento [en London no es Closed, es Shut], “No, we’re open ‘till 9:00, so…” – me contestó haciendo una mueca de inconformidad, y yo por dentro: “pinchi carrertota pa nada, oh, well, lo bueno es que ya tengo mi bitchin chamarrita, hell yeah!”

Me dijo que me regalaban una toalla en la compra de la chamarra, [¡cachin!], 19.99£ pagué por la chamarra y me regalaron un toallononon que es como la bandera de Inglaterra pero tiene el escudo de la tienda en medio, ta bien para cuando me tire en la playa a volar mi papalote. [me regalaron 7.99£, al parecer :)]

Ya salí todo happy de la tienda, y me fui despacio hacia el hotel, pasé por un waffle de chocolate y compré otro medio litro de leche. Y ya me conecté un rato a Internet para enterarme de los chismes y presumir a los que andaban por ahí conectados, jejeje.

QueloBibi




Después de un rato llegó Toño, como a las 8:30 o algo así, se sentó en un sofá a descansar. Luego se paró y yo estaba en el chisme, quedamos de vernos en la estación Victoria a las 22:00. Como 10 minutos después de que se fue me dispusé a retirarme también, ya estaba planeando para dondé tripear, y me acordé que Toño no se llevó su mochila, fuck!, entonces me tocó cargar a mí con todo, mi mochila, el maletín y la mochila de Toño, ni pedo, por pendejo. Me colgué la mochila de Toño en los hombros, el maletín tiene un strap que te lo puedes colgar transversalmente, y antes de cerrar el strap le colgué ahí mi mochila.

No me podía ver más turista, con el gorrito de Londres, la chamarra de Inglaterra y con un chingo de maletas colgadas al cuerpo, y, para colmo, en la estación de metro [es que a huevo tenía que tomar el underground de London, como en la canción esa de The Postal Service, la de Clark Gable, que dice: “I was waiting for a cross-town train in the London Underground when it struck me, that I’ve been waiting since birth to find a love that would look and sound like a movie” {rola en el player a la izquierda, hasta abajo}] saqué la cámara para tomarle fotos a mi boleto, porque los canijos ingleses se quedan con tu ticket si es un Day Single.


London Underground






El Underground de London está más descuidado que el metro de Madrid, pero sentí cool estando ahí adentro, porque en sí el metro de London también es como que un spot turista, de hecho en las tienditas de recuerdos hay varios llaveros que dicen Underground y tienen el logo característico o algunos que tienen el letrero de “Mind The Gap”, no sé, es chilo andar en los metros europeos.

El trip en el subway de Londres fueron como 20 minutos, más otros cuantos que tuve que esperar porque se me pasó el que estaba cuando compré el ticket por andar tomando pics. Llegué a la estación Victoria como a las 21:50 o algo así, tuve que caminar un poco para llegar hasta donde había quedado con Toño. Me senté y me puse a leer un poco.


Espera En La Estación


Toño llegó como a las 22:10, vimos que show con los trenes y salen a todas horas, o sea, no hay como una hora fija a la que dejen de salir. Entonces decidimos ir a dar una última vuelta por la ciudad para hacer un poco más de tiempo, el avión salía a las 7:45, así que todavía podíamos turistear un rato.


Palacio



[mouse sobre la imagen, para ver foto original]

No me equivoqué en el orden de las pics


Caminamos hacia el palacio real, y ahí estuvimos un rato tomando pics. Luego íbamos al parlamento, cuando 2 chicas nos preguntaron si sabíamos dónde estaba el edificio del parlamento, eran estadounidenses, les indiqué hacia donde era y les dije que nosotros íbamos para allá, que se acoplaran. En el camino iba platicando con una de ellas, estabamos hablando de cosas de su cultura y de que hayan traducido el imno nacional de USA al español, a la muchacha esta no le parecia un big deal, le comenté que lo había visto por Internet en un clip del programa de Jon Stewart y que él se había reido de los que estaban molestos por el asunto. Wareva. Hablamos de programas de tele, de cosas así x, como dónde se quedarían y tal. Acaban de terminar la universidad, son de Virginia, pero creo que estudiaron en Washington, economía una y la otra comercio creo, no recuerdo bien, se llaman Steffany y Stacy. Nos separamos frente al Big Ben, cada quien a tomar sus fotos pretensiosas.


London Chorriada





Stop Your Bitchin'



Frente al parlamento había unos manifestantes, al parecer antiwar, no los había visto antes, no sé cuál era su plan, pero al parecer dormirían ahí. Nosotros nos sentamos en unas bancas, descansamos un rato, mientras escuchábamos al big ben cada 15 minutos tocar una breve melodía. A las 0 horas grabamos el sonido de las campanadas, aunque creo que se me escapó una, no estoy seguro, aún no escucho la grabación, se mezclaron ruidos de sirenas y motos, pero eso solo válida la veracidad del momento.

← click al botoncito azul pa escuchar al relojsote [paciencia, paciencia, tiene que salir]

Como a las 0:17 emprendimos el camino de regreso, yo estaba escuchando algo de la radio británica, nada relevante que resaltar. Paseamos por las obscuras calles de London de madrugada hasta que llegamos exhaustos a la estación Victoria.

La última compra en Londres fue un sándwich tipo subway de jamón ahumado con queso mozzarella, estaba muy bueno, creo que tenía pimienta también. Todos cansados nos subimos al tren que nos llevaría hasta el Gatwick Airport. Nos quedamos jetones y despertamos justo en la estación Gatwick, bajamos rápido y vimos que show, el aeropuerto estaba casi vacío, solo había unas cuantas personas que agandayaron banca y estaban ahí roladas.

Vimos dónde estaba el check-in de EasyJet y buscamos una banca donde medio rolarnos hasta las 6:00. Shotguneé el asiento cerca de una máquina de sodas en una banca, me recargue sobre la pared de ésta y me dormí.

donnadie vacio 12:52 p.m.
0 comments



 

de la serie England Is Mine And It Owes Me A Living ♪
[click a este botoncito azul → para escuchar Still Ill de The Smiths]

Yei!



Eso Se Ve Irreal



Pointy



Tower Bridge




IncheRuedototota!




Wacha La Wacha En London

donnadie vacio 11:39 a.m.
0 comments



 

Día 94 [19 de mayo]

Estuve despertando a cada hora aproximadamente, puse mi maletín sobre la cama conmigo y la mochila la guardé debajo. No sabía qué esperar de la gente con la que compartíamos la habitación, había podido ver la cara de una muchacha que estaba en la cama al lado de la puerta. A pesar de despertarme constantemente, dormí bastante bien, es decir, descansé rico, y para las 7:56, ya estaba de pie. Me metí al baño a orinar y noté el espacio de la regadera, es un cubo transparente con líneas blancas horizontales, la regadera en sí solo tiene una manija, la cual mueves hacia los lados y hacia al frente para controlar la temperatura del agua y la intensidad del chorro, la parte por donde sale el agua la puedes manejar, es decir está como enganchada arriba, tiene un mango, es como si fuera un teléfono, lo desprendes de la pared y te pasas el chorro por donde te plasca [jojojo]. No me bañé en ese momento. Me lavé las manos y bajé a desayunar.

El desayuno continental, por más impresionante que se escuché, solo concistió en pan tostado, cereal y te. Podías ponerle mermelada al pan o mantequilla, yo lo prefiero solo, y el cereal era tipo Corn Flakes, la leche estaba buena, me recordó a la jersey o a la gringa del Costco, no como la cochinada esa que los españoles beben, jajaja, bueno cochinada cochinada no, solo que no me gusta, aunque sigo tomándola, lo que es la necesidad pues. Tons, me agandayé con la leche. La tostadora de pan era algo peculiar, era una caja metálica, que tenía 2 grandes aberturas, una por donde metías el pan y por la otra salía. Pones el pan como en posición vertical a la entrada [como 118.37 grados está inclinada la entrada], el pan se desliza suavemente hasta una banda en el interior del tostador, como en las tortillerías, y después de unos segundos sale el pan tostado, de un lado más que del otro, pero para mí fue suficiente, solo quería comer algo.

Regresé al cuarto, después de unos minutos Toño despertó y bajamos nuevamente al desayunador, jejeje, si, otra vez me atasqué de cereal y leche, tomé leche como si nunca fuera a tomar leche nuevamente, pero es que ash, la verdad extrañaba la buena leche. Mi terapeuta una vez me dijo que probablemente yo era un niño de cristal, y hace unos días Toño mencionó que una de las características de los niños de cristal era que tomaban mucha leche, y pues no sé si yo sea uno, pero la verdad es que toda mi vida he tomado leche, como agua en ciertas épocas.

Pedí que me rentaran un locker en la habitación para dejar el maletín y algunas cosas, para solo andar cargando con la mochila azul [soy el de la mochila azul, el de ojitos dormilones ♪], 1.50£. En el baño no podía controlar bien la temperatura del agua y me di unos buenos quemones.

A explorar nos aventuramos temprano, después de bañarme y cambiarme de calzones y llamarle a mi madre para que supiera que ya estaba en London y que estaba bien, claro está. A los pocos metros del Royal Bayswater Hotel nos encontramos con un tipo que trabajaba para la Big Bus company, es una compañía que da tours por Londres en esos autobuses monstruosos de 2 pisos, nos regaló un mapa y nos dijó como estaba bisne [sí, lo escribí mal a propósito] con el tour. Funciona así: compras tu ticket, por ejemplo a las 11:00 y te subes en el autobús que te encuentres más rápido [autobús de la compañía Big Bus], y éste tiene grabaciones de audio en distintos idiomas de descripciones de lugares importantes en Londres, conforme pasas por ellos una grabación en algún idioma importante te cuenta una breve historia, para ello te equipan con unos audífonos nuevos que debes llevarte contigo una vez que te bajes del autobús. Te puedes bajar en cualquier estación del Big Bus tour y después cuando dejes de bobear o el cansancio te esté ganando tomas nuevamente el autobús, mostrándole al chofer tu ticket, el cual es válido por 24 horas a partir de la compra. Está cool porque si recorres partes importantes y para andar turisteando resulta conveniente. Total 40£ por los 2 tipos.

Pues básicamente recorrimos buen tramo de la ciudad en el bus, nos bajamos en frente al edificio del Parlamento y el Big Ben, tomamos algunas pics y yo quería subirme al London Eye, pero luego de pensarla un buen siempre no me subí, por miedo, sí, miedo a quedarme sin dinero, costaba 13£ y en pesos son como chorroMIL, ya será para la próxima. Había ahí cerca una exposición de esculturas, aparentemente hechas por Dalí, pero también costaba una buena feria, so, nomás turisteamos, tomamos pics y nos subimos nuevamente a un Big Bus.

Terminamos el recorrido, escuchando las narraciones, básicamente le da la vuelta a las zonas importantes de London, regresamos a Bayswater y fuimos a buscar algo para comer. Pasamos por un puesto donde vendían waffles, pedí uno con chocolate belga, me quemé el paladar y la lengua por andarme atragantando. Después caminamos hacía un centro comercial, donde vi una bitchin chamarrita que me gustó un chingo, solo que era blanca y le tengo pánico al blanco porque se ensucía de volada, me la probé y todo pero a final de cuentas le dije al tipo [¿se escucha despectivo tipo?] que me atendió que quería ver en otras tiendas, pero que seguramente volvería por ella.

Estuvimos viendo restaurantes, pero si estaban algo caros y Toño se la rifó actuando como mi Pepé Grillo, porque yo de volada como que: “aquí, hay que comer aquí, ya, tengo hambre” y él me decía: “wey está caro” y yo: “bueno pues :(“. Luego me emocioné todo cuando vi un restaurante de comida mexicana llamado OSCARS, ja!, ya quería comer ahí, bien pendejo, sabía que seguro la comida estaría chafa, pero ash, es emocionante.

Total, no comimos dentro del centro comercial, salimos y nos topamos con un KFC, boitelas, ahí comimos, por 3.90£ cada quien, soda, hamburguesa, alas y papas, tenía desde diciembre o noviembre del 2004 que no comía en un KFC lo recuerdo muy bien. Nos llenamos y nos fuimos, a ver chingaderitas, perdón, recuerditos. Ya se estaba haciendo más fuerte en mi cabeza que no compraría muchos recuerditos para la clicka en Londres, solo para los que me lo habían encargado exclusivamente de ahí, Polo y mi Bro, y les compré cosas baratitas, la neta bien piojo el pedo, pero la verdad andamos en crisis [y luego acabo de revisar mis finanzas en las cuentucas de banco y ando en números amarillos y mi madre ya me tiene sentenciado, y yo ya no quiero tener que prostituirme para sacar dinero, ya no, ya no, por favor, ya nooooo, buju ju ju :’(].

Back to the bus. Esta vez nos bajamos en el centro de London, donde más moviemiento hay, mucha gente para todos lados, muchas tiendas vistosas, la verdad cada que me paseaba más y más por las calles de Londres, más me emocionaba de estar ahí, de hecho he decidido que cuando sea grande y me case, sugeriré [rogaré] pasar la honey moon en London, porque se supone que cuando te casas bien pues tienes 2/3 feria y la verdad es que en London eso es lo que hace falta feria, porque hay un montón de cosas que hacer, hay muchos teatros con musicales, tiendas bien rifadoras, museos, muchos museos, otras exposiciones, restaurantes fashion, además claro están los parques reales que creo son gratis y la neta están súperchingones, recordé el sentimiento y la emoción que me causaba Londres de joven, regresaré a London en un futuro cercano y me daré los lujos que no me pude dar esta vez.

Llegamos a una tienda de chingaderitas, digo, fuck, recuerditos, y Toño se encontró un gorrito bitchin’ pérdido, parecía ser el único en toda la tienda, está bien sencillo, y pues mola [expresión española, para decir que algo te gusta mucho], así que terminé comprándomelo, 3.99£, es el primer gorro que me compro en la vida, la verdad es que le tengo pánico a los gorritos, porque estoy bien cabezón, pero fuck it, me gustó y luego luego me lo puse, todo emocionadillo el bato, poco a poco me fui acostumbrando a verme con el dichoso gorrito, además hace buen paro con el frío, ya lo estiré.

Anduvimos tripeando por muchas calles, muchas tiendas, le presté 100£ a Toño para que no se viera mamón que me tuviera que estar pidiendo feria a cada rato, luego haríamos cuentas y me pagaría. Fuimos a una tienda como de ropa deportiva donde habían buenas ofertas, pero no encontré algo a mi medida que me gustara lo suficiente como para comprar, o sea, hablando de chamarras. En realidad, de lo que más ganas tenía era de un sweater aca formalón, como con cuello V y que tuviera un escudito inglés o del reino unido [cosas diferentes], pero no, no vi nada de eso. Había aparadores de tiendas que anunciaban trajes desde 75£ pero no, me contuve, bien judio, ya habrá tiempo y dinero para eso después.

Toño compró unas camisetas y no sé qué más. Nos la pasamos caminando toda la tarde hasta el anochecer. Ya teníamos la idea de ver la película de El Código Da Vinci en London, así que buscamos un cine para verla. Había una función a media noche.

Fuimos al parque que está por la Bayswater Road, en esa calle vivió el tipo que escribió Peter Pan, y en el parque hay una estatua del personaje que no crecía. Dato curioso, el autor de Peter Pan fue quien invento el nombre de Wendy.

Regresamos al hotel a descansar un poco, nos encontramos con una pareja de franceses con los que platicamos un buen rato: Bruno y Erica, como de unos 25 años y 24 años respectivamente, estaban de turistas también, se irían el sábado por la mañana de regreso a Francia, ella estudia para dar clases de primaria y él ya trabaja en algo así. Bruno habla muy buen español porque al parecer estuvo 4 meses haciendo prácticas profesionales en Sevilla, pero en realidad casi toda la conversación la sostuvimos en inglés.

Ya que nos repusimos, salimos a caminar nuevamente, dirigiéndonos hacia el cine que está por la calle Oxford, 9.50£ la entrada a la función de las 12:20 para El Código Da Vinci. Está cool el cine, es una pantalla como cóncava, y el sonido es muy bueno, los anuncios antes de la movie tardaron un buen, es decir, la película empezó como hasta las 12:50 o algo así.

Antes de entrar a la sala, compré palomitas y soda, me gustó la forma de servir en el cine ese, es así como auto servicio, hay unos depósitos grandes de palomitas, tomas tu vaso y lo llenas con palomitas, las sodas igual, hay de esas máquinas como en el subway donde tú te sirves. Lo que son los nachos, hot dogs y esas cosas si tienes que ir a un estante donde hay una persona atendiendo, te da lo que quieres y luego pasas a la caja, donde todos pagan.

La película no me gustó, me andaba durmiendo en varios pedazos. Toño me dijo que yo era muy crítico, que yo no iba al cine a disfrutar las películas, que nada más iba a criticar, a ver dónde se equivocaban y que no sé que más, fuck it, que piense lo que quiera, yo si disfruto el cine, no me gustó esa película, punto.

Toño es compa, pero a veces parece que se encabrona porque no pienso lo que él piensa o no sé qué pedo, por ejemplo, antes de la movie, estabamos hablando de súper héroes y le dije que Batman era un adulto y que Spiderman era un adolescente y dijo: “aaayyy” o algo así, como cuando algo te enfada, como rodar los ojos pero diciéndolo, como diciendo: “no mames”, y la neta si me emputé y le dije: “aaaayyy pues [arremedando el tono que él hace], no, Spiderman es un adulto, ya pues” después me dio risa, pero es que cuando hace eso es como si mandara a la verga lo que digo, como si no tuviera validez lo que estoy diciendo y como si le enfadara que no opino lo mismo, no sé si así sea, igual ni es mal pedo de su parte, de seguro estoy exagerando, pero así siento las cosas cuando eso pasa y pues también tengo mi genio.

Mi punto sobre Batman y Spiderman era que a Spiderman lo queremos o nos identificamos más con él porque tiene problemas de adolescente, o sea, anda viendo que show con la chica que le gusta y a cada rato le queda mal, es timido, tiene pedos en la escuela, vive con una adulto que hace las veces de su madre, el jefe lo trae en chinga, no se ubica bien en el mundo, o sea, problemillas así típicos de adolescente, cuando no es Spiderman; en cambio Batman, es un tipo ya en sus 30’s, con sus millones, su mansión, es famoso, tiene pegue, en sí no vemos conflictos de personalidad en él más que su trauma con la muerte de sus padres, pero siempre se porta recto, firme, con desción, no titubea a la hora de hacer lo que tiene que hacer, o sea, ya un adulto hecho y derecho. Si que no?

En fin, se terminó la tensión mientras caminábamos de regreso al hotel, bajo la lluvia, un camión pasó y le mojó las piernas a Toño, y a unos tipos que iban frente a nosotros, los mojo todos.

En el cuarto ya todos estaban dormidos, me quité los pantalones, la chamarra mojada y mi bitchin’ gorrito y a dormir, con rolas de Morrissey [de su nuevo cd Ringleader Of The Tormentors]

donnadie vacio 11:24 a.m.
0 comments



 

una en London

donnadie vacio 11:04 a.m.
0 comments



 

Día 93 [18 de mayo]

Temprano a la escuela, con toda la flojera del momento, a pesar de que me queda a unos metros la escuela me da mucha flojera caminar a las 8 de la mañana hasta allá, la calle está semivacía y eso empeora las cosas. Pero bueno, a man’s gotta do what a man’s gotta do.

No tuve clase de digitales, porque el profe iría a una conferencia o no sé qué. Luego la clase de control y finalmente a preparar maletas, debíamos estar en el aeropuerto a más tardar 4:50 de la tarde.

A la hora de la comida fui corriendo al comedor, pedí para llevar y me lo comí mientras apachurraba cosas dentro de mi supermaletín. Mi plan era solo llevarme el maletín, pero a final de cuentas también me llevé la mochila, con la chamarrota adentro, un paraguas y Valentina, además de desodorante, jabón y otras cosillas. En el maletín cabría todo si no tuviese como una bolsa donde se acomodan papeles y eso, que me es imposible quitar sin romperla.

Salimos algo apretados de tiempo de las residencias, hubo algunos problemas con los boletos y a penas ese día hicimos reservaciones en un hostal en Londres para dormir por la noche, apartamos 2 noches, la del jueves y la del viernes, el plan era dormir el sábado en el aeropuerto, pues nuestro vuelo de regreso salía a las 7:30 de la mañana o algo así.

Íbamos en el tren todos presionadillos por el tiempo, asustados, pues si llegábamos después de las 4:50 perderíamos el vuelo, no devoluciones, lo especificaba claramente el seudocontrato que imprimimos con la ayuda de la impresora que Bea tiene en su habitación, que es muy parecida, si no es que igual, a la que tengo en casa, esas chilas que tienen impresora y scanner y que sacan copias, esas chilas de la HP. Clic clic.

Nos bajamos del tren muchas estaciones antes que la de atocha, porque se nos hacía tarde y debíamos apresurarnos. Le sugerí a Toño que nos bajásemos y tomásemos un taxi hasta el aeropuerto, la verdad ya estaba yo todo escamado.

Así que nos bajamos, sin saber bien dónde estabamos y por un momento me preocupé mucho más, sentí que había cometido un error al bajarnos ahí. Pero para mi fortuna apareció un taxi al que nos subimos rápidamente y nos llevó hasta el aeropuerto por la horrorosa cantidad de 16€, pero al menos ya estaba tranquilo, ya teníamos tiempo para movernos y respirar.

Checamos el equipaje y nos dispusimos a buscar nuestra terminal. Además, cambié algunos euros por 90 y tantas libras exterlinas, porque los buenos ingleses no aceptan euros, son demaciado finos como para mezclarse con la demás chusma europea. Y su monedita es 1.55 veces más que los demás europeos. Veintitantos pesos por libra.

Después de un pequeña demora, estábamos alejándonos de Madrid, en una nave de EasyJet, que temblaba mucho, por algo son tan baratos sus vuelos supongo. No me quedaron muchas ganas de viajar nuevamente en esa compañía, ni galletitas saladas nos dieron. Jetón mejor.

Fueron poco menos de 2 horas de vuelo. Aterrizamos en unos de los 4 aeropuertos [creo que son 4] de Londres, el Gatwick, todos nuevecillos los tipos, yo estaba viendo para todos lados, buscando letreritos, vi señales para el tren y taxis, Toño me indicó un letrero para autobuses, que decía “local buses” [o algo así], como estábamos todos sin saber bien que show, pensábamos que ya estábamos dentro de la ciudad de Londres, así que nos fuimos a los autobuses locales. La estación estaba algo vacía, vimos los horarios de autobuses pegados ahí, había uno que anunciaba a un autobús al Town Centre, so, esperamos ese.

Un autobús muy común, bueno no común, solo que no era el que esperaba ver en London, yo esperaba el rojo característico de 2 pisos. El que se acercó era azul y de un nivel, moderno, con hidráulicos como los de Alcalá de Henares, lo peculiar era que estaba chueco, o sea, como todo mundo sabe, los británicos son tan fifirufos que van al contrario de todo el mundo, pero los asientos estaban cómodos, tenían cojincitos, 1.30£ por cada uno.

Toño tenía problemas con su tarjeta y no podía sacar dinero, así que me la tuve que rifar yo con los gastos. No biggy, saqué 250£ más los 90ytantos que llevaba pues ya era más o menos para mantenernos los 3 días.

Nos bajamos del bus en un centro comercial, parecían estar cerrando todo, se me hizo extraño, no era lo que pensaba, pero igual estaba emocionado, el cielo era gris con blanco, poco cielo azul de atardecer se escapaba entre las nubes. De vez en cuando caían gotas de lluvia y nosotros tratabamos de ubicarnos.

Después de unas cuantas vueltas llegamos a la conclusión de que no estabamos en Londres Londres, que seguramente estabamos en una ciudad tipo Alcalá, que pertenece a Madrid, algo así como una delegación. Fuimos a un mercado, de la cadena Wal*Mart, pero no era precisamente una Wal*Mart, era la versión britanica. Buscamos mapas de Londres, resulta que nosotros estabamos en una ciudad llamada Crawley, un pueblecito biciclitero, je, el caso es que era muy temprano como para estar cerrando tiendas.

El hambre pateaba la panza, Toño sugirió el McDonald’s, había uno ahí cerca, la verdad yo no tenía muchas ganas de comer ahí, llevaba años sin comer algo bien, solo conitos de nieve y las eventuales papas que alguien me ofrecía por ahí. A no haber mejor opción aparente al momento, entramos, no sabía que pedir, ¿nuggets?, ¿papas?, ¿hamburguesas?, no estaba seguro, tenía mucha hambre y pues la intención era gastar lo menos posible.

Algo en el menú que te ponen siempre al frente y arriba llamó mi atención, decía “Toasted Deli” y las fotos mostraban sándwiches tipo subway pero más cortos y tostados: “de aquí soy” – pensé. Pedí el de roast beef sin mayonesa, Toño pidió unas papas y una soda. La verdad el mentado deli de roast beef estaba bueno, bastante bastante bueno.

Salimos, y la noche ya se asomaba, hacía frío. Nos sentamos a esperar el autobús, el plan era irnos lo más al norte posible y de ahí ver cómo le haciamos para llegar al hostal donde hicimos las reservaciones.

Una señora de aspecto no muy cuidado, traía una cajita con papas fritas, se sentó al lado de Toño, venía acompañada de un señor, no los vi bien, porque estaban al otro lado de la banca. La señora nos sacó plática de dónde veníamos y esas cosas y fue ella quien nos orientó en el camino adecuado a London, debíamos de tomar un tren hasta allá, estabamos en un pueblecito “Rubish” – nos dijo. Dijo muchas otras cosas que la verdad no entendí, porque su acento era muy inglés vulgar [no porque vulgar sea malo, si no que vulgar, ya saben, de la calle, así slang], era como estar escuchando hablar a Ozzy Osburne, me dio pena, pero le agradecí que nos guiara por el camino correcto.

Por el tren pagamos un poco más de 20£. El viaje duro buen rato, como 40 minutos o algo así, ya era noche, pasadas las 10 de la noche, de hecho creo que llegamos a la estación Victoria de Londres a las 10:46 o por ahí.

Puntos menos para Londres al principio, pues a diferencia de Madrid, no hay mapas en cada esquina importante para orientarte bien en el centro de la ciudad. Nos basamos en el mapa del metro y encontramos la estación Bayswater, el hotel donde nos quedaríamos era el Royal Bayswater ubicado en la Bayswater Road con número 121. La estación de Bayswater es vecina de la estación de Notting Hill. Decidimos caminar hasta allá, en los mapitas del metro nunca se ven lejos las estaciones.

Caminamos mucho, pero muchísimo, nos norteamos un par de veces, pero finalmente llegamos a nuestro destino, como a eso de la 1 de la madrugada. Después de recorrer algunos barrios famosos de Londres, ver algunas viejísimas construcciones y medio acostumbrados al sentido de los carros que vienen y van, entramos al hostel, súper cansados y hambrientos, pero la verdad solo queríamos dormir. Pagué 34.16£ por las 2 noches que estaríamos ahí más un depósito de 20£ que me regresarían al chekar la salida. El desayuno se serviría de 7:00 a 9:00. Nuestra habitación: 304, de 8 camas y un baño, eran 4 literas con camas de tamaño individual, en las que a penas pude medio estirarme al despertar. El cuarto estaba obscuro y al parecer lleno, llegamos tratando de hacer el menos ruido posible, pero es inevitable que se escuchen los mínimos sonidos en una habitación donde no entra el ruido del exterior y todo mundo duerme.

Era bueno estar al fin en un lugar caliente, afuera estaba frío, no mucho, pero después de caminar más de 2 horas ya calaba en la cara y manos. Nos habían dado unas sábanas blancas y tiesas, en la cama había una almohada y una cobija de cuadros, me eché sobre la cama de abajo en una de las literas y Toño subió. Ni me quité el pantalón, solo me desabroché la chamarra de Himsa y pusé en los audífonos algo de Portishead para dormir. Al fin soñaría en Londres.

donnadie vacio 10:49 a.m.
0 comments



El Funeral De Los Caracoles



MSN messenger ==> donnadie@gmail.com







Algunos Datos Sobre Mí

Powered By Blogger TM


Fanzine
1 [2005]


Estuvieron Vivos [Archivos]
noviembre 2002
diciembre 2002
enero 2003
febrero 2003
marzo 2003
abril 2003
mayo 2003
junio 2003
julio 2003
agosto 2003
septiembre 2003
octubre 2003
noviembre 2003
diciembre 2003
enero 2004
febrero 2004
marzo 2004
abril 2004
mayo 2004
junio 2004
julio 2004
agosto 2004
septiembre 2004
octubre 2004
noviembre 2004
diciembre 2004
enero 2005
febrero 2005
marzo 2005
abril 2005
mayo 2005
junio 2005
julio 2005
agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
abril 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
agosto 2007
septiembre 2007
octubre 2007
noviembre 2007
diciembre 2007
enero 2008
febrero 2008
marzo 2008
abril 2008
mayo 2008
junio 2008
julio 2008
agosto 2008
septiembre 2008
octubre 2008
noviembre 2008
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
enero 2010
marzo 2010
mayo 2010
junio 2010
julio 2010
agosto 2010
septiembre 2010
octubre 2010
noviembre 2010
diciembre 2010
enero 2011
marzo 2011
junio 2011
julio 2011
agosto 2011
septiembre 2011
noviembre 2011
diciembre 2011
julio 2012



Suscribirse a
Entradas [Atom]