onLoad="MM_preloadImages('http://photos1.blogger.com/img/27/2865/1024/S53000203.jpg','http://photos1.blogger.com/img/27/2865/1024/S53000191.jpg')" onLoad="MM_preloadImages('http://photos1.blogger.com/img/27/2865/1024/S53000191.jpg','http://photos1.blogger.com/img/27/2865/1024/S53000203.jpg')"


miércoles, marzo 29, 2006
 

Día 41 [27 de marzo 2006]

Salí a desayunar faltando 10 minutos para las 9:00, según yo iba a estar a las 8:30 en Madrid, pero bueno ¿Para qué darle prisa?

Tardé un rato más en irme de la residencia de lo que esperaba, por mitotero. Estaba tomando el autobús a las 10:00, con destino a la estación de tren. El plan era ir hasta el municipio de Leganés para pedir invitaciones para el festimad de este año.

Me bajé en la estación de tren de Alcalá, me fui a las maquinitas donde se compra el ticket de ida para adulto, 2.25€. Al subir al tren me di cuenta de que me dolían los ojos, había dormido muy poco, pero no tenía sueño. Me puse a ver la ventana, mientras el tren comenzaba a moverse, recordé el video de Star Guitar de Chemical Brothers, ese video me gustaba mucho cuando era joven.

Pasaron algunos minutos, mejor cerré los ojos, para que se humedecieran, tenía la cabeza recargada en el marco beige de la ventana, escuchando musiquita [naturalmente], el cd en turno era el de Underachievers Please Try Harder de Camera Obscura, un álbum muy tranquilo, muy relajante.

Es más, ahí les va un video de ellos, de una canción que me gusta, porque habla de esas niñas que enamoran porque se ven muy bonitas pero que no necesariamente son bonitas personas: "Teenager"... El video está bien X, pero la canción me gusta, sobre todo en la parte que dice: "sure she is heartbreaker... does she have one?"



Hubo una pequeña interrupción en el viaje, varios nos bajamos del tren, porque éste no se detendría en la estación de Atocha, en Madrid, que es como una de las estaciones más importantes, de ahí sales a muchos lugares. Tuvimos que esperar un tren más. Me senté en una de las bancas de metal a esperar, saqué el libro que llevaba en la mochila con la intención de leer, pero una vez que empecé a hojearlo me dio flojera, eché un vistazo al panorama de dónde estaba sin poner atención en algo en específico y cerré los ojos nuevamente.

Después de algunos minutos, apareció un tren diferente a los que había visto, era como más alto, o algo así, al principio no supe decir con seguridad que era lo que lo distinguía de los otros trenes, solo sabía que no había visto alguno así. Al subir, se clarificaron mis sospechas, lo que sucede es que este tren tenía 2 pisos y la distribución de los asientos era diferente también, en lugar de ser filas de 2 por ambos lados, era de un lado filas de 3 y en el otro filas de 2, no había agarraderas en el techo, es decir, como las hay en los trenes que están pensados para que haya pasajeros de pie.

Me escurrí a un asiento junto a la ventana, en el nivel superior del tren y volví a reposar con mi cabeza en la ventana. No me di cuenta de cuánto tiempo pasó hasta que llegué a la estación de Atocha. Me bajé tallándome los ojos, en cierta forma me sentía un poco desubicado, sabía que de ahí tenía que partir a Leganés, pero no me sentía muy seguro de cómo hacer eso. No sabía que línea tenía que tomar ni si debía comprar un nuevo boleto.

Subí las escaleras eléctricas, volteando en todas las direcciones, buscando letreros o algo que me dijera: “¡aquí cabrón!”, no tuve suerte. Llegué casi a la salida de la estación, estuve un momento detenido frente a las máquinas que sellan el boleto a la salida, volteé y vi un mapa de las rutas de tren. Lo observé unos segundos, hasta que entendí como funciona la situación. Las líneas de tren están denotadas con una C y un número, por ejemplo, C-2, y hay regiones radiales, saliendo desde el centro de Madrid, que se denotan con una A o B y un número, entonces, para llegar por ejemplo a Leganés, mi boleto tenía que abarcar el área [o región] donde se encuentra ese municipio, B-3, que precisamente es la región que también cubre a Alcalá, es de las áreas más alejadas del centro de Madrid, pero Alcalá está como al noreste y Leganés está como al suroeste, creo.

Una vez entendido lo de las líneas de tren, me dispuse a buscar la que me llevaría a Leganés, bajé algunas escaleras y esperé a que apareciera el tren. Ya estaba un poco más despierto y conciente de mis alrededores.

Cuando apareció el tren, fantaseé por un segundo con lo que me espera en el verano, andar de tren en tren recorriendo Francia, Italia y Alemania, me imaginé dormir con el movimiento del tren de noche y despertar en un lugar completamente diferente, con un Sol cálido, nubes blancas esponjadas y un aire puro.

El recorrido de Atocha a Leganés es casi igual de tardado que de Atocha a Alcalá, solo que en el camino a Legánes las estaciones intermedias están menos separadas entre sí.

Leganés es un municipio más urbanizado que Alcalá, es decir, sus edificios son de fachadas un poco más modernas, recordemos que Alcalá es considerada una ciudad patrimonio de la humanidad y le sirve de buena excusa para mantenerse siempre atoradita en un tiempo muy lejano, al menos en las vistas de sus edificaciones, porque por dentro todo es bastante actual. Bueno, regresando a Leganés, sus calles son más transitadas, hay varias obras viales y cosas por el estilo, más graffiti, más ruido, etc. Pero igual, los colores básicos son parecidos, me refiero por ejemplo, a las casas, las banquetas y ese tipo de cosas.

Tenía que ir al Centro de Jóvenes, naturalmente no sabía dónde estaba exactamente, solo sabía que era en una avenida llamada Fuenlabrada, con número 77; macho como soy, me puse a caminar por las calles sin interrumpir a la gente que pasaba por mi lado para preguntar direcciones, me detuve un momento frente a un mapa de la ciudad que estaba en una estación de autobús y con eso bastó para que me ubicara bien en la ciudad y emprendiera camino hacia el dicho Centro de Jóvenes.

Caminé a prisa, pues quería estar de regreso en Alcalá a tiempo para la hora de comida, ya eran las 12:45, y sabía que me sería imposible cenar porque tenía mi taller de Montaje y Edición de Video Digital de 20:00 a 22:00.

Me detuve frente a la puerta del Centro de Jóvenes, celebrando momentáneamente mi triunfo. Estaba a punto de entrar cuando vi una hoja de papel, pegada en la puerta, no la leí con detenimiento, pero entre líneas pude ver que decía algo sobre el festimad y los requisitos para recibir invitaciones. Mencionaba algo de comprobante de domicilio o algo así, sentí miedo, pero igual, decidí no poner atención para dejar todo con la ventaja de la duda.

Había chicos en unas computadoras, al parecer puedes hacer uso de ellas gratuitamente, y al lado derecho de las computadoras hay un mostrador de información, con una muchacha de unos 27 años detrás de un monitor, con el cabello lacio hasta la altura de la quijada. Me paré frente a ella, con un gesto de “soy inofensivo y estoy perdido”, le dije: “hola, estoy estudiando en la Universidad de Alcalá y viviendo allá, ¿es posible que yo reciba invitaciones para el festimad de este año?”, se inclinó un poco hacia atrás, abrió un poco la boca, pero hizo una pequeña pausa antes de soltar una palabra: “no”, yo abrí los ojos, ya me lo esperaba pero, aún tenía la esperanza; “lo que pasa es que solo se otorgan a residentes de los municipios participantes, pero, va a haber sorteos por SMS y así podrías ganar algunas o si conoces a alguien que viva en alguno de los municipios, pues te puede invitar” me dijo. Agradecí su amabilidad y me fui cabizbajo hasta la salida.

No había tomado fotos de la ciudad porque quería llegar lo antes posible por lo de las invitaciones, “ya habrá tiempo para pics después” pensé. Pero ahora iba tan desanimado que no tomé nada, tenía mucha sed y ya no quería saber nada de ese municipio y su festival elitista; de puro coraje me puse a escuchar el cd de Salival de Tool. Snif snif.

Compré agua ya que estaba en la estación de tren. Agua y un pan. El viaje de regreso lo pasé leyendo, viendo por la ventana y pensando en que tengo que ver a Tool este año, van a estar en Barcelona también, tendrá costo, pero ya me ilusioné con verlos y ahora los tengo que ver a como de lugar.

Arribé a Alcalá a las 14:15, ya con hambre y con algo de cansancio.

Me enteré al fin de cuál es el idioma que hablan la señora que me sirve comida [Lili] y la muchacha güerita: rumano. Lili se porta cada vez más linda conmigo, hace chistesillos y desde lo del “pez” siempre hace una carilla antes de que yo diga que quiero como segundo; también, repite como digo mis ssss, porque casi siempre que pido patatas, digo: “patatasssss”, es algo que hago inconciente y a la vez a propósito, en realidad no tiene nada que ver con que viva aquí, en Tijuana también lo hacia de vez en cuando.

Dormí la siesta como 2 horas, después me fui preparando para la clase de Montaje y Edición de Video Digital. Me entretuve viendo videos de Madonna, la verdad es que esa señora rifa, voy a empezar a conseguir cds de ella. Cuando estaba en la secundaria, compré el cassette de Ray Of Light, me gustaba bastante y había una canción que me ponía cachondo, creo que se llama “Skin”, todo el álbum es bastante bueno, originalmente lo compré por la canción de “Frozen”, pero me gustaban mucho varias canciones, como: “Ray Of Light”, “Candy Perfume Girl”, “Little Star”, “The Power Of Good-Bye”, entre otras. No sé dónde quedó el cassette.

Salí de las residencias un pelín tarde. Pero no llegué demasiado tarde a la clase. Cuando entré Natalia estaba por mostrarles a todos mi primera práctica para que vieran lo del intro que le puse, porque ahora ya va a ser obligatorio que le pongamos un intro a las prácticas, como si una productora estuviera presentando una función o algo así. Me felicitaron una vez más por el montaje y me dio penilla.

Vimos algo de teoría de movimientos de cámara, ángulos de acción y cosas por el estilo. Luego nos pusimos a trabajar sobre la práctica de los cortos, Natalia dice que nos va a llevar unas 4 semanas, y ya lo estoy viendo, es más complicado enlazar secuencias de video con la música, además de que los recursos de secuencias no son ilimitados, todos tenemos que trabajar con los mismos cortos, obviamente enfocados de manera distinta. Es un trabajo interesante pero laborioso.

Al salir de clase, me di cuenta de algo que siempre ha estado presente en mi vida, al menos desde finales de la secundaria. Desde hace más de 7 años he traído audífonos, con ellos voy a todos lados, han pasado por mis manos como 5 cd players y este mp3player que traigo ahora, he caminado mucho, he pensado mucho, he visto mucho con los audífonos en las orejas. Y fue a penas, en esos instantes, cuando caminaba por las calles de Alcalá que me di cuenta de que mi mundo es muy especial, porque en mi mundo, cada calle tiene su propia canción, estoy viviendo un musical todos los días y me encanta.

De noche, ya en la residencias, sucedieron 2 cosas.
1) Apareció, después de mucho tiempo una amiga que hacia mucho que no sabía nada de ella y me dio mucho gusto [es la chica de la llamada telefónica larguísima].
2) Me entró la tristeza, porque de pronto me sentí solo, solo con mucho cariño, me sentí como dice la canción de Morrissey [I Have Forgiven Jesus]: “...why did you give me so much desire? When there is nowhere I can go to offload this desire? And why did you give me so much love in a loveless world? When there is no one I can turn to, to unlock all this love...

Entonces mejor decidí acostarme y dormir para no deprimirme tanto, sabía que las cosas mejorarían al siguiente día. “Las cosas mejoran” – una de mis frases favoritas.

donnadie vacio 4:17 p.m.
1 comments




domingo, marzo 26, 2006
 

Día 40

Llegó el domingo, día de tarea. Me puse a alambrar algunas últimas cosas de mi tarjeta de digitales. Llamó mi madre, me reclamó que no le haya escrito en los últimos dos días [es que se me chispotió], hablamos mucho, no acostumbro hablar mucho por teléfono, nunca he sido fan de las largas llamadas telefónicas, sólo algunas veces he durado más de 5 minutos en una conversación de esas, soy muy antipático por teléfono.

De las pocas veces que he hablado más de 5 minutos, varias de las conversaciones y las emociones que de ellas surgieron, han quedado grabadas en mi memoria. Una que viene a mí, fue una que tuve con una chica con la que salí un tiempo, estábamos hablando, poniéndonos de acuerdo para vernos ese día, el tema de conversación comenzó a obscurecerse y de pronto ella lloraba, tenía problemas, las cosas andaban mal en su casa, le extendí mi ayuda, así a través de la línea, pero ella no quería/podía escucharme, yo era un niño queriendo arreglar su mundo y sentí que me rechazó, lloraba quedito y de vez en cuando levantaba la voz, yo trataba de calmarla, pero ella estaba muy lejos de mis palabras, su voz se iba y venía, temblaba y después se escuchaba muy clara y enfurecida, las últimas palabras que yo dije fueron: “aquí estoy, aquí estoy, aquí estoy”, ella colgó. Y no levantó el teléfono para mi nunca más. Esa fue la primera vez que escuché a alguien llorar por teléfono. La última vez que escuché llanto por teléfono, fue mi eco.

Mi llamada más larga por teléfono fue el año pasado, hablé más de 3 horas con una chica a la que no conocía, le llamé desde mi celular hasta su casa en Mexicali, hablamos muchísimo, esa tarde descubrí su voz, esa tarde descubrí muchas cosas de ella sin que habláramos profundamente de algo, esa tarde reímos de estupideces, ese día hicimos planes, esa tarde se convirtió en noche, esa noche me dolieron los oídos.

Pasé la tarde, comiendo quesadillas y pan tostado. Después un poco de PS2, ya nos habíamos alejado del vicio, pero ya nos ha pescado de nuevo. Carlos nos prestó a Toño y a mí sus raquetas y nos pusimos a jugar tenis en la cancha frente a la residencia.

Resultó que el tenis es mucho más difícil de lo que parece, batallé bastante para controlar mis raquetazos. Es un juego largo, pero entretenido de una manera peculiar, jugamos mucho tiempo, y quedé apestando a macho europeo pero con ganas, en cuanto entré a la residencia me metí a la ducha.

Ya era hora de cenar, me cambié y me fui al comedor. Hoy supe, por fin, el nombre de la señora que me sirve de comer, se lo pregunté y pensó que le preguntaba por el platillo que me servía. “Me llamo Lili” – me dijo con su vocesita dulce, ya tenemos nuestro jueguito con lo del pez/pescado. Pronto le preguntaré por lo de su idioma raro.

Después de cenar me puse a investigar lo del festimad, mañana me voy a ir a Leganés a ver que show con los boletos, me voy a pintiar la escuela, es que no quiero quedarme sin ticket. Ojalá que si pueda ir.

Estuve hablando con Toño muchas horas de nuestros traumas pasados, de cómo llegamos hasta donde estamos ahora, las cosas que hemos superado, etc., etc. Fue muy entretenido y el tiempo se esfumó sin que nos diéramos cuenta.
Dormí entrada la madrugada, escuchando varias veces la canción A Spindle, A Darkness, A Fever And A Necklace de Bright Eyes.

donnadie vacio 6:37 p.m.
0 comments




sábado, marzo 25, 2006
 

Parque en la tarde







donnadie vacio 8:45 p.m.
0 comments



 

Día 39

Hoy fue un día de nostalgia, nostalgia sin objetivo específico. En realidad no sé si se puede llamar nostalgia al sentimiento que envolvió mi día, porque en realidad no sentía que estuviera extrañando o añorando algo, solo sentía como un huequito.

Ahora que lo pienso, es posible que se le pueda atribuir a la música tranquila y sentimental y al clima de hoy, un clima tibio tirándole a frío, con un Sol brillante, pero no deslumbrante, aire calmado que tocaba mi cara muy de vez en cuando, muy sutilmente.

Comí por la tarde, la señora de la comida recordó lo del “pez”. Me senté en una mesa frente al televisor, con mis audífonos a medio volumen. No he aprendido a comer pez sin espinarme, no sé aún como manejar los utensilios para tomar un pedazo sin espina. Comí despacio, haciéndole honor a mi reputación. Hasta hoy no he conocido a alguien que coma tan lento como yo. Me gusta tomarme el tiempo para comer, aunque no esté saboreando cada bocado, solo me gusta estar tranquilo con mi comida.

Me bañe y mientras me cambiaba pensé: “debí lavar ayer”. Me senté a medio vestir frente al escritorio, solo me puse a ver el monitor por unos minutos, tenía una sensación extraña, me rodeaba, me abrazaba y me tenía ahí, estático viendo expectativamente la pantalla, como esperando a que se abriera una ventana y aparecer en otro lugar, un lugar sin tiempo, solo quería estar quieto, afuera.

Un ruido en la ventana me sacó de mi letargo, no supe que fue, pero me despabiló, recordé que tenía que comprar un multímetro. Me puse una camiseta y mi chamarrilla roja o guinda o no sé ya ni que color es. Acomodé mis audífonos en mis orejas y salí caminando, viendo hacia el frente, pero sin ver realmente, anduve de manera automática, sin pensar, ni sentir, ni poner atención, solo caminé.

Sabía que era tarde, tal vez demasiado tarde como para comprar el aparato que necesito. Decidí tomar el autobús, caminaría desde la Plaza de Cervantes a la tienda de electrónica. Me sentía desanimado, pero no triste, no preocupado, solo con un hueco que quería llenar con aire fresco, con tranquilidad, quería estar en un lugar sin ruidos, con poca luz, pero luz calida, quería estar solo y no pensar, no sentir, solo estar ahí, como formando parte del paisaje, mezclarme con el lugar y unirme a él.

Caminé despacio por la calle Mayor, sin poner atención a los detalles, a las construcciones, a la gente. Aunque por un momento me distraje con los gritos de niños, estaban sentados frente a un titiritero, reían de su acto, les gritaban a los personajes, estaban entretenidos y divertidos; ver sus caras me sacó una sonrisa y una sensación de bienestar, continué caminando.

Mientras seguía por las calles, pensé en el tipo de persona que soy, ya soy una persona alegre, hace algunos años pensaba que jamás podría serlo, menos solo. Soy una persona alegre, pero enteramente de la tarde, de la tarde noche. Cualquier hora del día es buena, pero la tarde/noche me llena de paz regularmente. Uno de mis placeres es conducir de noche por la ciudad, ha servido, pues conozco bastante bien a mi Tijuana, me monto en el auto, pongo algunos cd’s y manejo, cantando, pensando, sin dirección fija, sin un plan, sin un objetivo o meta, me encanta eso.

A veces, cuando salgo con amigos o amigas, hablo mucho mientras manejo, voy viendo el camino pero no voy dirigiéndome a algún lugar, solo sigo adelante, con la plática y con la gastadera de gasolina, varias veces me han preguntado: “¿A dónde vamos?” y mi respuesta casi siempre es: “no sé”. Me gusta no saber, ya sé muchas cosas como para también saber a dónde voy siempre.

Si, la tarde me gusta bastante, me gusta el color del cielo, las nubes, las sombras extendidas al máximo, el ambiente fresco que se siente, el olor de la tarde, cerca de los árboles, cerca de la playa.

Llegué a la tienda de electrónica, con la seguridad de que estaría cerrada, y así fue, hacía más de 4 horas que la habían cerrado. Cerré los ojos y suspiré lentamente, no me quería preocupar por nada. Fui a una tienda, compré fanta de limón, una botellita con agua y unos chicles. Caminé nuevamente, me encontré de pronto, dentro de un parque: “perfecto” – pensé. Me dio gusto estar ahí, entre caminos de tierra, rodeado por altos árboles que se extendían muy lejos de mis brazos, me dio gusto, pero no me llené de emoción o de alegría, solo me sentí bien de estar en un lugar parecido a lo que buscaba.

En el centro del parque hay un estanque, pero esta elevado, tuve que subir unas escaleras, quedé encima del estanque, el agua no estaba muy clara que digamos, había peces blancos en el fondo, los podía ver quietos, moviendo esporádicamente sus colas. Me senté un rato, saque el libro y me puse a leer.

Después de un rato, bajé del estanque y caminé hacia una fuente, frente a la cual había una banca, le di un trago a mi fanta y gire en mi eje para observar todo el parque, gire 3 veces, una viendo el suelo, otra viendo el horizonte y por último viendo las copas de los árboles y el cielo. Me senté en la banca de madera. Comencé a leer, con música de fondo por Death Cab For Cutie, el cd The Photo Album, que escuché muy a gusto, disfrutando cada nota, y con especial gusto el cover que hacen de la canción All Is Full Of Love de Björk. No supe cuanto tiempo estuve ahí, solo supe que fueron 2 cd’s y que cayó la noche.

Sentí algo de frío, me puse de pie y me encaminé hacia la Plaza de Cervantes, para tomar el autobús de nuevo a la residencia, mi estado aún no cambiaba del todo, pero ya me sentía diferente, pues había conseguido apartarme un rato del mundo y solamente estar ahí, en una banca, con bonita música, leyendo, respirando lentamente.

Tomé el autobús. Continué leyendo en el camino. Llegué a la residencia y me tiré momentáneamente en la cama del cuarto. Cerré los ojos y me quedé quieto por algunos minutos, sin dormir, solo quieto, ahí, como regresando al mundo.

Ya sin audífonos, fui a la sala, Carlos estaba con su amigo Perico [así les llaman a los Pedros aquí], estaban jugando PS2. Perico no le podía ganar a Carlos, se retiró después de una última derrota y Carlos en tono retador me invitó a jugar. Le gané.

Pocos minutos después, aparecieron los chicos brasileños, habían ido a Madrid, estamos pensando en ir a un partido del Real Madrid próximamente, así que fuero a investigar los precios y esas cosas. Toño también se había ido a Madrid, me había invitado, pero yo no estaba para acompañar a alguien, hoy quería estar solo.

Carlos y yo nos pusimos a ver una película argentina/española, llamada “Martín (hache)”, una película de bajo presupuesto, no muy bien hecha en sí, pero con personajes interesantes y con diálogos bastante buenos.

Estábamos como a mitad de la película, cuando llegó Toño. Cuando acabó la película estuvimos varias horas hablando con los brasileños, tal vez me hagan el paro para ir al festimad, el lunes voy a ir por los boletos y al parecer Rapha quiere ir.

No nos dimos cuenta de que ya iban a ser las 4 de la mañana, pues, resulta que aquí se cambia a horario de verano la última semana de marzo, así que esta semana estaré a 10 horas de diferencia de mi rancho. Me metí al cuarto, me lavé los dientes y terminé este post, en seguida a la cama. Naiti nait.

donnadie vacio 8:39 p.m.
0 comments



 

Te va a comer el cucui



donnadie vacio 8:33 p.m.
0 comments



 

Precaución



por aquí pasa donnadie

donnadie vacio 8:30 p.m.
0 comments



 

Día 38 [24 de marzo 2006]

Me desperté tempranísimo, tomando en cuenta que me dormí como a las 4:00, a las 7:30 ya estaba de pie, pero, lo hice con el mero propósito de comer algo, quería mi desayunito. Todo lagañoso me fui al comedor, me tomé en un dos por tres mi chocolatote y mi jugo de naranja, solo hice pausas para darle mordidotas a mi napolitano.

Primero pensé que ya me pondría a hacer cosas, como ir a la calle a buscar un polímetro [así le llaman a los multímetros aquí] y comprar también algo de comer para tener en la residencia para cuando me truene la tripa. Ah, sí, porque he de aclarar, que a pesar de que estoy comiendo mucho, sigo afirmando que yo como por necesidad y no por gusto, es decir, el hecho de que esté comiendo como nunca no es porque tenga antojitos o porque me encanté la comida de aquí, es buena, pero como porque tengo hambre.

Sin embargo, regresé al cuarto a dormirme nuevamente, hasta las 12:00 y tantas me desperté de nuevo. Me bañe y me puse a preparar lo de mi intervención en el programa de radio de los domingos a las 8:00PM por el 1630AM en Tijuana o por Internet en http://opusradio.blogspot.com [en dónde dice “escucha en vivo online”].

Después a comer, la señora que sirve la comida me dio carrilla, o algo así, con lo de que yo digo “pez”, en lugar de “pescado”, me completo la palabra y le dije: “es que no me gusta como suena pescado”, se rió poquito.

Luego una siestesita, mínima, pero rica. Toño quería ver la nueva película de Almodóvar: “Volver”. Pues, vale, siempre que se trata de cine me apunto. Nos fuimos caminando al centro comercial “La Dehesa”; en el camino paso justo en frente de mi cara un ave, como paloma, cuando la vi volando hacia mí me dieron ganas de atraparla en pleno vuelo, pero cuando ya estaba a unos centímetros de mis manos, me dio miedo y recogí rápido los brazos.

Están construyendo algunos edificios universitarios y me topé con varios letreritos, les tomé fotos a todos los que pude, no sé porqué me gustan tanto los letreritos.

Aprovechando la ida al centro comercial, llegamos a una especie de ferretería, quería ver que onda con los multímetros y comprar pinzas más pequeñas para algunas cosas que necesito hacer. Los polímetros no me convencieron y compré un paquetito de pinzas, baratas, servirán bien para mi proyecto.

Ya llegamos tarde para la función de las 17:00, así que decidimos esperar a la de las 19:45, mientras dimos vueltas por el centro comercial, compré una dona de chocolate y estuvimos intercambiando anécdotas graciosas.

Entramos como a las 19:30, compré palomitas y un jugo de limón. Ahora entramos a la sala 2, la experiencia fue muy diferente, esta sala ya es más decente, más grande, mejor pantalla, aunque los asientos siguen siendo de la forma convencional.

Por ser viernes los asientos estaban numerados, y ahora la muchacha que recogió nuestros boletos nos guió hasta las butacas. Están divididos por números pares e impares. Y van desde el centro de las filas hacia fuera. Nos tocó en la fila 11, que está un poco cargada a la pared, o sea, hacia atrás, en las columnas 3 y 5, justamente en el centro de la sala. Los anuncios que pasaron antes de los cortos de la película eran muy malos, eran de comercios de Alcalá y la verdad ¡fúchila!

Uno de los cortos llamó mucho mi atención, porque empezó con una canción de CocoRosie, llamada Terrible Angels, y con eso bastó para que quiera ver la movie, es española creo, se llama Remake.

La película de Volver, es buena, pero muy predecible, no he visto muchas películas de Almodóvar, así que no puedo ponerme a dar todo un análisis de la película comparándola con otras. Sale Penélope Cruz, y lo que se me hizo muy curioso de la película, es que una de mujeres, es decir, absolutamente toda la movie está centrada en mujeres, ellas hacen todo, es como estilo Perros de Reserva, pero invertida, los hombres que salen en la película solo son secundarios, dicen como 3 líneas y desaparecen. En sí, si es una movie recomendable, está entretenida, predecible, pero entretenida.

Al salir del cine, me eché una carrera al mercado Alcampo, para comprar algunas cosas para cenar, ya casi cerraban. Me apresuré por pan, queso, jamón, cereal y tortillas. En el mercado, tienen una vitrina, con agua, donde hay crustáceos vivos, para que los escojas y te los lleves a tu casa. Hay cangrejo, bogavante, langostinos, lanchinos, etc., etc. Aquí se vende mucho marisco y esas cosas, hay caviar, pero no estoy muy seguro cuál es el caviar caviar, porque hay caviar de langosta, caviar de no sé qué, caviar de sepa la bola, y otros, en fin, no sé que show, ni como se come, pero aquí hay.

Otra cosa que me sorprende, es la alta variedad de espárragos que hay, no porque haya de muchos colores y sabores, sino porque hay muchas marcas de espárragos enlatados, creí que comiendo espárragos entendería la frase: “lo mandaron a freír espárragos”, pero ya van como 2 veces que como espárragos, y sigo sin entender. Será que los espárragos son infreibles, porque las veces que los he comido, me los dan así, nada más, saben a que les ponen vinagre, regularmente me ponen como un trozo de jamón serrano y una lechuga elegante y ya, “ahí esta tu platote de espárragos”, pues va.

Hay muchas cosas enlatadas, o sea, referente a la comida de mar, hay pulpo, atún, salmón, calamares, sardinas, almejas [creo], todo un pasillo dedicado a la conserva de comida de marinero, con muchas marcas.

Regresamos caminando a casa, estaba algo cansado y me puse chismorrear hasta que me quedé dormido. Tan Tan.

donnadie vacio 8:09 p.m.
0 comments




viernes, marzo 24, 2006
 

Día 37 [23 de marzo 2006]

Me he dado cuenta de que ya me acostumbré a la leche con chocolate que no sabe a chocolate, al jugo de naranja que se llama zumo y que sabe a mucha naranja, al pan con relleno de chocolate por las mañanas como platillo fuerte de desayuno.

No me he acostumbrado al horario, porque me aferro a mis amigos en Tijuana, y una vez que entró en el borlote, sólo una bendición me puede mandar a la cama. No me he acostumbrado al olor a cigarro, ni a las películas dobladas al castellano. Me he acostumbrado a comer mucho, mucho por la tarde, mucho por la noche.

Tempranito desperté y a la escuelita me dirigí. Hoy estuve bastante bien en clases, no porque haya sido brillante, sino porque conseguí no cabecear ni una sola vez. Saliendo de la escuela me fui derechito a la residencia, a ver si ya había Internet, y YUJU!, ya, al fin, fuy tan feliz, jajajaja, ya esto es una enfermedad… Es que sin Internet, no me enteró de los chismes, y soy muy chismoso.

Estuve revisando cosas por todos lados hasta que fue la hora de la comida. Ahora no comí tanto como otras veces, guardé el pan, para cenar algo en la nochesuca. Después me puse a leer mi súper libro. Ya voy en el capítulo 6, hell yeah!. Me gusta que los capítulos sean de cómo 3 hojas, porque así siento que avanzo mucho. He visto los cortos de la película [después de comenzar a leer el libro, claro] y lo que vi en ellos ya lo había leido, jijiji, fue buena la sensación.

Me quedé dormido leyendo, como todo un naco, que lee para dormirse, pero, es que…. Una de las cosas a las que también me estoy acostumbrando es a la siesta, ¡ah! Pero que rica es la siesta, la ciudad se muere por unas 2 o 3 horas, panza llena, corazón contento y ojitos cerrado. Nada mejor para pasar la media tarde.

Recobré el conocimiento como a las 18:00, me aventé un caker de relajamiento y alisté algunas cosas para irme a la clase de Montaje y Edición de Video Digital. He decidido, acostumbrarme a caminar más. Caminaré cada vez que tomar el autobús no sea absolutamente necesario.

Salí de la residencia a las 19:20, y me fui corriendo, sabía que sería más de una hora andando, le pushee play a mi mp3player, esta vez lo puse en shuffle, el primer track que escuché fue: “Can You Play Drums” de Starflyer 59.

Estaba lloviznando, y arreciaba con cada paso que daba, pensé: “debí haber traído mi chamarra contra el agua”. No iba muy lejos, pero no quería regresar, ni tomar el autobús, se rompería la magia. Apreté el paso y seguí con la cara al frente. Muchas veces cuando llueve tengo un jueguito, de poner mi cara como si no hubiera lluvia, porque la mayoría de las personas, fruncen el ceño cuando llueve, o cierran un poco sus ojos, yo trato de ir como si nada, me gusta ver las gotas de agua en mis pestañas, las luces de los autos les regalan colores interesantes.

No saqué mi cámara, porque estaba ocupado jugando a ser más fuerte que la lluvia. Corrí mucho [me voy a poner bien piernudo seguramente], y caminé rápido más.

Los colores de la ciudad toman cierta viveza extraña cuando están mojados, los suelos rojos, resaltan mucho y se contrastan muy bien con algunos barandales como azules. La luz que se filtra entre las nubes decora ciertas calles, de una manera alucinante de verdad, porque se estampa contra algunas hojas mojadas de los árboles o charquitos en la calle y es como si se prendieran, como de pronto brillan mucho, es realmente una vista preciosa. [resalta como en la película de Amelie, en una toma donde se ve el cuadro de la calle con edificios, centrada en el puesto donde vendían frutas, porque se ve como todo gris, menos el puestecito, que resalta verde verde, con otros colores]

Llegué a clase, a las 20:15. No había nadie, solo estaba Natalia [la profesora] sentada frente a su laptop, por lo regular soy el último en llegar. “y los demás” dije, mientras recogía un poco mis hombros y alzaba mis manos como hasta la altura de los codos con las palmas abiertas hacia el techo, “la lluvia los ha pillado” me contestó con un tono de decepción, mezclado con agobio “te toca escoger ordenador”, en eso entró Federico [el coordinador de fotografía], “pues, ya tienes un alumno, ya es suficiente”, le dijó a Natalia.

Se suponía que veríamos primero algo de teoría, pero como no habían llegado los demás, mejor comenzó a explicarme algunas funciones del Pínnacle para la próxima práctica. Estuve entrado trabajando con eso. Como a la hora llegó Marta [al fin supe como se llamaba la chica que me da raite a veces], eran las 21:20, nos mostró como había quedado su práctica anterior, le quedó bien, hizo un contraste de la vida rutinaria [trabajo, escuela y esas cosas] y la libertad [surfing, viajes, etc.] usando de fondo la canción de Clocks de Coldplay, si me memoria no falla.

Al parecer esta segunda práctica nos va a llevar un buen tiempo, pero me interesa bastante.

Y Marta nos dijo que se va de vacaciones, por 10 días a Argentina. En el camino a la residencia [porque me llevó], me contó que va en plan mochilazo, que por octubre del año pasado lo había hecho también y que le encantó la sensación, el caso es que con toda la plática terminó animándome a hacer lo mismo. Nueva meta, viajar de mochilazo, al menos por algunas ciudades de México primero, mientras junto feria para ir más allá.

En la residencia conocí al nuevo tripulante, un chico brasileño, llamado Raphael [que lo pronuncia como Jafaue, o algo así], el caso es que todos lo llamamos Rafa, vino con un amigo que está en otra residencia, se llama Luis creo, vinieron a aprender español, creo que su plan es trabajar y vivir aquí un rato y luego regresarse a Brasil, son licenciados en turismo creo.

Me dormí tarde porque me entretuve en el chismorreo, de hecho me fui a dormir no porque tuviera sueño, sino porque tenía mucha hambre y no tenía nada para comer.

donnadie vacio 5:51 p.m.
0 comments




jueves, marzo 23, 2006
 

Ella me dijo una vez: “eres como una buena banda, mucho mejor en vivo y en directo
Ella ya no me habla.

donnadie vacio 5:29 p.m.
0 comments



 

Tardecita



El Sol me quemaba los ojos,
así que le tomé una foto para robarle el alma.
Si los ojos son las ventanas al alma,

entonces ya estamos a mano.

donnadie vacio 5:42 a.m.
0 comments



 

Día 36 [22 de marzo 2006]

Vaya que si dormí bien hoy, tal vez no tan bien, pero me desperté a las 14:30 o algo así. Es lo bueno del cuarto, tiene unas cortinas gruesas y además las ventanas tiene una protección, como las cortinas de metal de algunos comercios, pero de plástico, entonces como no las subo, casi no entra luz al cuarto.

Tuve una pequeña interrupción en mi sueño, como a las 9 y tantas, porque vino un señor a ponerle la tapadera al escusado. Me hice como que estaba leyendo y no me moví de la cama, pero tenía mucho sueño, en cuanto el señor terminó de instalar la tapadera y salió, puse el libro a un lado y me tapé la cara con las sabanas. Leí como 3 renglones.

Me hice un bocadillo para desayunar como a eso de las 15:00, y me metí a bañar, quería ir a cortarme el cabello. Me fui caminando, tenía ganas de caminar, hacia frío, pero estaba de muy buen humor. Hoy fue uno de esos días en los que sonreí sin motivo aparente, o mejor dicho, sin realmente preocuparme o pensar por qué estaba sonriendo.

Tenía la idea loca de tomar muchas fotos, pero sin centrarme, solo sacar la cámara y tomar fotos a donde fuera, y sin revisar que fue lo que salió. Hubo un par de fotografías que si tomé a conciencia. Cuando regresé a casa, me di cuenta de que no es tan buena idea eso de no fijarse al tomar fotos.

Caminé poco más de una hora, llegué casi hasta donde voy a mis clases de Montaje y Edición de Video Digital. Mi propósito era entrar a la primera peluquería que encontrara. Pero la primera que encontré estaba cerrada. Y anduve divagando por la ciudad, metiéndome por calles que no había visto, tomando fotos aquí, allá y acullá.

Cuando por fin entré a una peluquería me llevé la sorpresa de que me dieran un boletito, como en las carnicerías, era el número 40, me dijo el señor que había 8 personas antes que yo, pero que andaban afuera y que algunos seguramente no regresarían, que si quería esperar que me sentará o que volviera más al rato.

Me senté en un sofá grandote que había, me puse a leer el periódico, la noticia del día es que la ETA ha manifestado una tregua o algo así, al parecer se quiere llegar a un acuerdo y dejar las armas.

Solamente pasó una persona antes que yo. Había 3 peluqueros, el señor que me dio el numerito, un muchacho como de unos 29 o 30 y una señora. Me tocó que ella me cortara el cabello. Al principio no estaba muy seguro de cómo explicarle, no sabía si las máquinas de peluquero aquí se manejan por números [la 0, 1, 2... etc.], para mi fortuna si es así. Pedí mi corte clásico.





El proceso es muy parecido a como me cortan el cabello en Tijuana. Hasta hoy tenía como 7 años cortándome el cabello en el mismo lugar, Barbería Río Grande, está por en la plaza las brisas, al lado del Gigante. Solo una vez en esos 7 años me corté el cabello en otra parte, y no me gustó.

Me gustó que la señora uso mucho las tijeras, la máquina casi no la tocó, pero, en sí no es de los mejores cortes de cabello que he tenido, de hecho, primero me lo había dejado medio cuadrado, como flat-top, pero no así exactamente, le pedí que lo redondeara, no me cortó las patillas, porque luego me arrastran los huevillos. [ese chiste me lo contó mi madre, sorprendida de que una señora se lo haya contado a ella]. El caso es que me dejó las patillas al estilo europeo, creo, así como largas y medio puntiagudas, no me hizo mucha gracia.

Y luego, es caro cortarse el cabello aquí, 8.70€, a comparación de los 45 o 50 pesos que pago en Tj [y a muchos de mis amigos se les hace que pago demás]. En los cortes de cabello siempre disfruto cuando me pasan una como escobita con talco por la cara, me hace cosquillas.

Caminé de regreso a la residencia, otra hora y un poco más. Me detuve en un puente a tomar fotos, me da risa y gusto que la gente sea tan cortés, siempre que me ven preparándome para tomar una foto se detienen para no arruinar la toma, y yo siempre les pido, apenado, que continúen con su camino.





Estaba tomando una foto en un crucero, y el señor que sale en ella [el que trae un paraguas], me preguntó: “¿salió bien la foto?” y yo: “sí, me gustó el color del cielo” [aunque salen más nubes que cielo, pero me gustó el tono de azul que salió], él: “a mi la pantalla esa me gasta mucha pila, por eso mejor siempre veo por el hoyito, solo uso la pantalla para ver como salieron las fotos”, y yo: “¿Quiere ver la foto?”, él: “a ver…” Le enseñe la foto y me empezó a contar que tenía una cámara de video que le había costado bien cara y que se la enseñó a un amigo suyo y que este le ofreció muy poquito por ella y que entonces él le dijo: “anda, mira que te doy un trancazo”, me dio risa que dijera "trancazo", la manera en la que lo dijo fue única. No supe bien como terminó la conversación porque se puso a caminar pero seguía hablando y así se fue hablando, lo último que le dije fue: “que le vaya bien” y él seguía caminando y hablando pero ya sin mirarme, fue chistoso.

Llegué cansado a la residencia, cené bien. En el cuarto me encontré con la desagradable sorpresa de que no había Internet, así que no me quedó de otra más que dormirme temprano como cuando vas a los ranchos y no hay luz. Antes me metí a bañar para no dormir con los pelitos y me lave los dientes. Había que despertarse temprano al siguiente día.

donnadie vacio 5:28 a.m.
0 comments




martes, marzo 21, 2006
 


Roliiiittttaaasss

Es tiempo de darle un update al player... Bueno agregar cancioncitas...
Ponga Play antes de continuar...
[arista - canción]

La primera en la lista es Deep Dish - Bagels
Muy bailable, hay varias canciones que me gustan de este grupo, como "Awake Enough", "Say Hello"y la súper quemada "Flashdance".

Poison The Well - The Realist
Poison The Well tiene buenos cd's, inovaron el hardcore con el cd Opposite Of December, pero en el cd en el que viene esta rolita, el rango de la voz del vocalista me gusta un buen, no es como que el mejor de los vocalistas, pero me gustan sus tonos.

Radiohead - Paranoid Android.
Esta canción viene en mi cd favorito por esta banda, se llama OK Computer, y a pesar de que la mayoría de sus cds me gustan, este me trae buenos recuerdos y la canción me gusta mucho, y más desde que vi el video porque usan personajes de una serie que veía.

Death Cab For Cutie - We Laugh Indoors
Este es un grupo que tiene en las voces al vocalista de The Postal Service, me gustó bastante. La canción es una de esas canciones muy ligeras, con un tempo muy calmado al principio, la pila es repetitiva, pero me enganchó desde la primera vez que la escuché, adoro que en las canciones se escuché bien la pila, tengo 4 años para comprarme una. Me gusta como repite mucho una frase, le da buen feeling a la canción, es como de esas canciones para escuchar frente a una ventana, en un día con lluviecita, sin prestarle mucha atención a lo que dice, solo tarareando o cantándole a las nubes.

Glassjaw - Siberian Kiss
El vocalista de esta banda también aparece por ahí en el player con una banda llamada Head Automatica. Glassjaw es su banda original y cuando yo estaba en la prepa me traumé un rato con sus letras de desamor y despecho, mucho sentimiento revuelto con agresividad.

R.E.M. - Losing My Religion
La primera vez que recuerdo haber escuchado a este grupo y esa canción iba en la primaria, como en 4to o 5to, era de noche... y la chinitaaa... tenía miedo, tenía miedo... de estar solita... Ups. Me desconecté por un momento, era de noche y estaban pasando Beverly Hills 90210 en el 12, de los primeros capítulos, y recuerdo la imagen de Brenda, la hermanda de Brandon, en su cuarto, como triste, y el fondo musical era esa canción que se me quedó grabadísima. R.E.M. se me hace uno de esos buenos grupos para toda la eternidad, hay varias canciones que me gustan, pero ésta es la especial, aunque bien quemadota, pero bueno. BH90210!!

Hella - Biblical Violence
Bienvenidos al MathRock, hace como una semana que descubrí el género, ya había escuchado de él y de hecho he escuchado bandas de MathMetal y MathCore. Básicamente, Math/loqueseamusicalmente se refiere a ritmos muy complejos, tiempos desencuadrados, y donde a mis oídos resalta mucho es en la batería, el baterista de Hella bien podría ser un pulpo el desgraciado, no sé cómo diablos le hace para manejar tan bien sus extremidades, los tiempos que marca son realmente díficiles, la neta se la rifa el compa ese. [supongo que el de la guitarra también, pero yo de eso si no le sé muy bien que show]

Pinback - Sender
Una de esas banda radiofrendly, con tonos muy claros, muy amigables, esta canción en especial me tranquiliza, buena banda pero nada fuera de lo común. [sandieguinos creo]

Snapcase - Typecast Modulator
Cuando era jovén y teníamos MTV en la casa, siempre veía 120 minutos, de ahí conocí a Snapcase, una de las bandas favoritas de mi compa Polo, es un muy buen grupo, me gusta mucho su energía, aunque fan fan no soy. Typecast Modulator fue el primer video que vi de ellos.

Feist - Inside And Out
Su cd Let It Die, es uno de los mejores cds de pop que he escuchado en bastante tiempo, me gusta su voz, y escogí esta canción porque me gusta el ritmillo 70's que tiene.

Blood Has Been Shed - ...And Her Name Was Entragian
Me gusta mucho el cd que contiene esta canción, y esta es mi canción favorita del Novella Of Uriel, me gusta la pausa que hace antes de decir: "You Were All I Ever Wanted♪"

The Smiths - Unloveable
Una canción mochavenas de las buenas, de las mejores de hecho, ¿de quien más si no de The Smiths? ["I Wear Black On The Outside, 'Cause Black Is How I Feel On The Inside♪"]

Suicidal Tendencies - Institutionalized
Cada vez que escucho esta canción me río, ¿Por qué los padres no entienden a los hijos? ["All I Wanted Was A Pepsy♪"]

Darkest Hour - An Epitaph
Fue difícil de escoger una canción de Darkest Hour, porque me quedaba ahí escuchando todos los cd's, pero finalmente me decidí por la que abre el cd So Sedated, So Secure, puro merol!

CocoRosie - Noah's Ark
CocoRosie me encanta, se me hace un proyecto tan diferente, me gustan los soniditos que meten en sus canciones, de cierta manera me llevan a la infancia.

The Bravery - No Brakes
Me gusta como empieza esta canción, el sonido del bajo me pone de buen humor, otro de esos grupos buenos, pero no extraordinarios.

Dimmu Borgir - In Deaths Embrace
Simplemente se me hace una gran canción, muy bien hecha, y lo que es todo el cd Enthtonr Darkness Triumphant [en el que viene la rola] para mi gusto es uno de los mejores cd's de black metal que existen... pero, ¿yo qué sé?

Cold - Gone Away
Cold es una [bueno, era] de esas bandas con las que me deprimia cuando era joven, si quería ponerme a chillar, ponía unos 2 cds de cold, otros dos de Deftones, le mezclaba algo de A Perfect Circle y ya, chilladera garantizada. Lástima que Cold se acaba de deshacer

donnadie vacio 6:45 p.m.
0 comments



 

Fin de semana largo

Correr por la vacía


Viendo Viendo ¿Qué veo?

donnadie vacio 6:37 p.m.
0 comments



 

Día 35 [21 de marzo 2006]

A la hora que abrí los ojos coincidió con la hora en la que pasan uno de mis programas favoritos de la radio allá en Tijuana, Love Line, he aprendido bastantes cosas de Dr. Drew, y cuando estaba Adam me daba mucha risa, ahora es bueno el programa aún, pero antes me reía a cada rato. Lo pasan por la 91X a las 10:00 de la noche de lunes a jueves y los domingos de 23:00 a 1:00. Un programa muy recomendable. [lo escuché por Internet]

Otro programa que regularmente escuchó por Internet es The Mikel Show, sale por las mañanas en Tijuana, de 6:00 a 10:00, en la Rock 1053, es bastante gracioso. Ya tiene rato que no escucho la radio española, porque acabo de adquirir nuevos cd’s, y primero lo primero, me gusta degustar los cd’s, estudiarlos y sentirlos.

La lluvia parece estar perdiendo fuerzas. Desayuné con mucha calma, ahora sí, con cuchillo y tenedor. Luego a hacer los reportes de los programas que me la pasé haciendo el fin de semana [¿Que lata no?]

Estuve hablando con Ricardo [el amigo con el que estoy en el programa de radio allá en Tj] y nos estamos poniendo de acuerdo para hacer un enlace o algo así el día del programa, para mandar saludos y recordarle a nuestro grandísimo público quién soy, si a todas las 5 personas que nos escuchan], a ver que sale de eso.

Algo tengo que hacer con respecto a mi atención en la clase de Digitales, porque yo soy muy auditivo, creo, y este señor tiene un tono de voz tan monótono que me duerme, a veces voy bien fresquecito a clase y cuando salgo de Digitales, me duelen los ojos por tanto forzarlos a que estén abiertos. Este problema está ocasionando que no entienda bien ciertas cosas y eso no es bueno.

En cambio, mi clase de control todo va bien, yo creo que es por mi crush en la profesora, su tono de voz es bueno y me gusta como suena su acento español, suena cute como dice las ssss al final de ciertas palabras.

En la tarde me hice unas quesadillas con aguacate y jamón. Rosalía también estaba en la cocina, no conocía los aguacates, le iba a ofrecer cuando partí el aguacate y me di cuenta de que estaba un poco tierno aún, o sea, durito, y no me pareció buena idea darle a probar algo que no está en sus mejores condiciones, ahí pa la otra.

Mientras comía me puse a terminar los reportes y a ordenar un poco mi escritorio. El sábado por la noche lo había limpiado y ya estaba lleno de cosas otra vez, soy muy “avientacosas”, tengo algo en las manos y lo pongo a un lado, tomo otra cosa y va para otra esquinita por aquí o por allá. Propósito de espein, no tener tanto cochinero.

A las 17:00 salí de la residencia con la tarea en una USB y caminé veloz hasta la escuela, no corrí porque traía mi placa que me la pasé alambrando el sábado en la mano y estaba medio mojado el suelo y no me quería caer.

Ahora que mencioné lo de caer en la lluvia, me acordé que hubo un tiempo, muuuuchoooo tiempo, en el que vivimos sin pavimento, un día iba rumbo a la secundaría, con bolsas del Calimax en los zapatos, surfeando entre el lodo, iba tarde [que raro], y por querer esquivar un carro que venía patinando hacía mí, aventando lodo por todos lados, di un paso en falso y ¡MOCOS! Mi cuerpo giro como noventa grados y caí sobre mi lado izquierdo, puse el brazo, y se protegió mi sweater, pero el pantalón no sobrevivió, ese pantalón nunca volvió a ser el mismo desde aquel incidente.

Una de las razones por las que ahora me guste el gris y el azul creo que es por la secundaría, a pesar de que fue una época muy conflictiva para mí, tengo buenos recuerdos, ahí comencé a conocer al mundo, me empecé a engranar en serio con la música y ahí sucedieron muchas cosas que me cambiaron, para bien creo.

¡¡Arriba la ETI!!

Llegué al laboratorio, un poco tarde, el profesor estaba revisando algunos proyectos y aproveché para ir a imprimir mi trabajo. Las impresiones aquí no son tan buenas como en la UABC, pero solo tienes que poner las hojas tú, no hay que pagar nada extra si imprimes MIL cosas.

Me he dado cuenta de que mi vista se está debilitando, creo que ahora si voy a tener que usar lentes. Me voy a ver más intelectual todavía. Y fashion, porque las gafas que tengo y que no uso son fashion.

Hoy me acoplé con dos tipos que se sientan en el puesto enseguida del mío, me dieron algunos tips para lo de la tarjeta que estoy alambrando y yo les ayudé con su programa. Me sentí muy bien cuando terminó el laboratorio, porque hace 2 semanas no sabía ni como empezar a escribir en el programa que usamos y ahora ya me defiendo bastante bien, los programas que debía entregar estaban más que bien, me regresé feliz a la residencia.

Cené pez y espagueti, la señora me preguntó por Toño y me dio dos raciones de espagueti. Se la rifo con eso, comí como cerdo, me comí dos platotes de espagueti, un plato de pez, papas fritas, mi pan, ensalada al tope y el postresuco. Sentía que reventaba. Fue un día muy bueno hoy.

donnadie vacio 6:26 p.m.
0 comments



 

Día 34 [20 de marzo 2006]

Desperté. Derechito a desayunar. Después más tarea. Casi casi estaba todo. Pero aún faltaba. Empezar desde cero es difícil. El pan bimbo de aquí también es bueno. Las tortillas de harina son más gruesas que allá. Comí hotpockets para la cena. Por fin terminé los programas. Ahora solo quedaban los reportes. He querido leer mi libro. Pero no he tenido tiempo. Quiero hacerlo antes de que salga la película. Lluvia afuera. A veces tengo mucho que contar y pocos dedos para hacerlo. Esta vez no fue una de esas.

donnadie vacio 6:25 p.m.
0 comments



 

Día 33 [19 de marzo 2006]

Domingazo alegre, pero en la residencia se esfumó, me la pasé haciendo tarea, unos programa para mi Laboratorio de Sistemas Electrónicos Digitales II, me gusta programar, pero estoy empezando desde cero aquí. Hay voy, paso a pasito, como la carcacha de Selena.

De vez en cuando me distraje a escuchar música, me puse a escuchar música que escuchaba en la secundaria, me eché mis dos cd’s favoritos de Rage Against The Machine, el primero autotitulado y el segundo Evil Empire. Me encantaba esa banda en la secundaría. También, en aquella época miraba The Wonder Years, así que me quemé como 2 horas de Los Años Maravillosos, me gusta la narrativa de la historia, además de que la mayoría de los capítulos son de esas historias que te hacen sentir bonito, como algunas películas, ejemplos: “Almost Famous, Forest Gump, La Vida Es Bella, Los Amantes del Circulo Polar, etc, etc.”

Además dediqué un tiempo a dormir, solo me tiré en la cama, sin necesariamente estar cansado, sumergí mi cabeza en la almohada, con los audífonos puestos claro está, y me relajé como una hora y algo.

A la hora de la cena calenté mi lasaña, y me senté a ver la tele con Carlos en la sala, quemé un poco la lasaña, porque las instrucciones decían cierto tiempo, como 15 minutos o algo así, y eso le puse, pero creo que el horno aquí es muy potente, porque el queso de arriba se tostó, pero lo demás estaba bueno. Estaba buena, pero no se compara con la lasaña que prepara mi tía Libia, yami yami, en fin, me la comí toda, ya cuando iba a acabar me di cuenta de que era una familiar, Toño se rió de que yo tragara tanto, me dijo: “¿te la acabaste?” y yo con la boca llena: “mmmjjjmmm”, “esa onda era para que te rindiera 2 días” me dijo, y yo: “pues tenía hambre”. Por eso estoy tan gordo. Algún día mi metabolismo cobrará venganza.

Me desvelé un poco entre haciendo tarea y hablando con la clicka, al cabos que el día siguiente no tenía clases. Antes de cerrar por varias horas los ojos, escuché el cd de Bob Dylan – “The Freewheelin’ Bob Dylan”, tiene muy buenas letras, pero el estilo de su voz no es mucho de mi agrado. Me lavé los dientes y a la meme…

donnadie vacio 6:21 p.m.
0 comments



 

Día 32 [18 de marzo 2006]

A penas ese día me dí cuenta de que ya llevó más de un mes aquí, wow, de repente ¡PUM! ¡Un mes! Me percaté de esto cuando me desperté, me levanté de la cama y me fui a hacer pis, me estaba lavando las manos, me vi en el espejo y dije: “¡chispas! Ya me hace falta un corte de cabello, ¡Tío! ¡Ya va un mes!”, regularmente me lo corto cada mes, nunca he sido fan del cabello largo en los hombres, desde que me abuelita, que en paz descanse me dijo cuando yo tenía 4 años: “mijito, los que usan el cabello largo son jotos” [lo anterior fue producto de mi imaginación]. El caso es que no me gusta tener el cabello largo, me desespera, cuando me peinaba peor, ahora solo es molesto.

¿Qué estaba diciendo?.................................................. Ah, sí, me desperté y me di cuenta de que ya había pasado un mes, no fue como un shock, lo sorprendente fue que a pesar de que enumero los días, no me había dado cuenta de que ya iban más de 28.

En fin, fue un sábado dedicado, casi por completo, a tarea, ha alambrar, usando solo una herramienta chiquitita con la que enrollo los alambres y un cortaúñas con el que los corto. Es un trabajo tedioso, no me gusta, pero lo tengo que hacer. Fácil, me aventé como 6 horas alambrando, y lo malo es que no tengo material suficiente para probar si todo va bien, pero a ver si me animo a comprar pronto.

Buenas nuevas, la señora que servía comida anteriormente ya regresó, me dio mucho gusto, estuvo con el brazo enyesado como 3 semanas, me dijo que aun le molestaba un poco pero que ya estaba mejor, le acababan de quitar el yeso el día anterior.

Cuando cayó la noche, salí a caminar, rumbo al centro comercial “La Dehesa”, quería comprar un súper cargador de baterías y necesitaba comprar algo de mandado.Me fui corriendo en tramos, no quise tomar el autobús y me fui por un camino solitario, ni un alma en la carretera.

Son días festivos, así que algunas calles las cierran, pero no estaba seguro de que está la habían cerrado, hasta que llegué al puente que debía cruzar para llegar al centro comercial, estaba cerrado. Pero, ¡mexican pride!, me brinqué la minibarricada y salí corriendo por el puente.

Después de unos 40 minutos, en total, de recorrido, entré por la puerta principal del centro comercial. Lo primero fue sacar dinero del cajero, luego ir por el cargador. Me gusto el cargador, lo puedo conectar a la toma de corriente eléctrica, a la cosa esa que tienen los autos para los cigarros y al USB de mi compu, buena compra creo.

Había mucha gente en la plaza, estaba llena y el mercado ni se diga, casi no encuentro canastita con llantas. Compré jabón para bañarme, tortillas de harina [bimbo] y también pan de barra, con la particularidad de que no tiene orillas; también compré un aguacate, rebanadas de pechuga de pavo, queso para hacerme unas quesadillas, unas pinzas [para ya no cortar el cable con el cortaúñas], toallas de cocina, vasos de plástico, unos hotpockets de salami y una lasaña. Se me olvido comprar cereal y no compré frutas porque ya no había mucho de dónde escoger, se veían bien, pero soy muy exagerado, las frutas no solo deben estar bien, deben de ser perfectas.

Cuando salí del mercado, caían gotitas de lluvia, yo quería irme caminando de regreso, pero no llevaba ropa adecuada para la lluvia, tomé el autobús. Claro está que me quede dormido. Creo que hasta soñé, pero un golpe me despertó, cuando abrí los ojos la gente veía hacia donde estaba yo, mi primera impresión fue que el autobús había dado algún movimiento brusco y que mi cabeza se había estrellado contra la ventana, pero no me dolía la cabeza; por ahí escuché algo de una naranja, hice conjeturas y llegué a la conclusión de que una chica en la calle había lanzado una naranja contra la ventana del autobús, me volví a dormir.

Me desperté justo a tiempo para la transbordar a otro autobús, la lluvia caía más rápido. Subí el volumen de mi mp3player y caminé despacio, escuchando el cd de Mew titulado Frengers, un cd muy bueno que me recomendó una amiga.

En la residencia me hice unas quesadillas y no recuerdo a que hora me dormí, creo que a una hora razonable.

donnadie vacio 6:17 p.m.
0 comments




lunes, marzo 20, 2006
 

Día 31 [17 de marzo 2006]

Viernes, viernes de flojera, viernes de despertarse a las 3 de la tarde, viernes de lluvia, viernes de ir a lavar, viernes de ropa que no se seca bien. Viernes de tarea, viernes de mucha tarea que no entiendo, viernes de sueño, viernes de gente nueva en la residencia, viernes de tres chicas con R: Rosalía, Rey y Rebeca, viernes de tender ropa en los calentones. Viernes de solo tomar fanta de naranja, viernes de “no puedo creer que me tomara 2 litros de soda”. Viernes de ver “Los Años Maravillosos” [The Wonder Years] por Internet, viernes de sentir bonito viendo eso. Viernes de “me duelen las piernas por la caminada de ayer”. Viernes de no bañarme, viernes de querer cereal, viernes de no querer salir de la residencia. Viernes de desvelo, viernes de risas, viernes de recuerdos, viernes de expectativas, viernes sin baterías, viernes sin fotos. Un viernes más.

donnadie vacio 3:56 p.m.
0 comments



 

De la serie Jueves de Piernas


Sed




ArcoTúnel



Baica



Me Muero De Hambre



La Fuente



El Chorrito



Árbol De Palomitas



Prívate



Puente Siniestro



Puente Suicida

donnadie vacio 3:24 p.m.
0 comments




domingo, marzo 19, 2006
 

Día 30 [16 de marzo 2006]

Ciertamente algo extraño está pasando, algo raro pasa con mi reloj biológico y me gusta, nuevamente abrí los ojos antes de que sonara el despertador, me levanté tranquilo, no muy despierto, pero tranquilo.

Me fui a desayunar, lo de siempre, ya el señor que me sirve el desayuno ni me pregunto que quería, ya sabía que era Cola-Cao, un napolitano de chocolate y un jugo de naranja, no sé si he mencionado antes, pero aquí los napolitanos no son como los de México, me refiero a los de marinela, porque aquí es un pan, como en forma tubular, como rollo y en el centro está el chocolate, por lo regular en la parte superior tiene chispitas de chocolate también.

Esta vez no me dieron utensilios para comerme mi panecito, me gustaba comer con cuchillo y tenedor el pan, pero bueno, supongo que así se ahorran bastante tiempo en lavar el montón de cuchillos y tenedores. Terminé con tiempo de sobra, justo antes de salir del comedor, vi en las noticias que unos niños fueron atropellados por su propio autobús escolar, creo que el autobús derrapo por la nieve o algo así, estuvo muy feo.

Los días han estado mejores últimamente, con respecto a la temperatura, ya ha habido algunas ocasiones en las que me voy en pura camisa o camiseta a la escuela [obvio, con pantalones y tenis]. Este fue uno de esos días, regresé al cuarto, me lavé los dientes, tomé mi mochila y me fui a la escuela, tenía laboratorio de control, seguido de clase de digitales y por último la clase de control.

Este día escolar pasó rápido, sin dificultades, aproveché para ir a la “reprografía”, yo no sabía que era, escuchaba que hablaban mucho de ella en clases, resulta que es donde sacan copias. Fui por unas hojas de especificaciones para mi trabajo de digitales. La verdad me gusta mi carrera, me gustan las matemáticas, los problemas de lógica, encontrar soluciones a problemas prácticos, diseñar circuitos, programar y todo eso, todo eso es lo mío, es mi fuerte; lo que no me gusta es alambrar, alambrar y soldar, wakala de pollo. Claro que a veces tengo mucha flojera y prefiero distraerme en otras cosas y hay muchas otras actividades que me gustan, pero i feel good doing what i do.

He notado que mi estomago se está poniendo sus moños, antes en Tijuana, no me daba hambre a una hora precisa, y aquí, a las 14:00 ya me empiezan a tronar las tripas y en la noche igual, y como trago, trago mucho, despacio despacito como siempre, pero me como todo, los 2 platos, el pan, la ensalada y el postre. En la media tarde regularmente gusgueo algo, por ejemplo, me hago un sándwich de atún o de jamón o solo de queso philapelphia o como galletas hasta que me dan asco, o alguna manzana o plátanos o lo que encuentre de plano, no sé como le voy a hacer cuando regrese a México, en un día normal aquí como lo que en México comería en 1 y medio o 2.

Pero eso sí, aquí camino mucho más, me gusta caminar, donde sea, solo que aquí me siento mucho más seguro, si en Tijuana pudiera caminar sin preocupaciones [y con preocupaciones me refiero a poder sacar mi cámara en cualquier lugar a cualquier hora] sería muy feliz. Me gusta Tijuana y por lo tanto quisiera poder ser capaz de tomarle muchas muchas fotos.

A pesar de que Alcalá de Henares es una ciudad de mucho extranjero, la gente me mira raro cuando saco mi cámara y empiezo a tomar fotos por aquí y por allá, tal vez sea solo mi imaginación o tal vez los extranjeros no se detienen comúnmente a tomarle fotografías a los botes de basura.

Se suponía que tenía clase de Montaje y Edición de Video Digital a las 20:00, así que me puse a ver los trailers que nos dio Natalia. Estuve seleccionando algunas posibles canciones para que acompañen a las imágenes, quiero hacerlo violento, a ver que sale.

También dediqué un tiempo a digitales. Después Toño y yo quedamos de ir ahora si al Gabana, el bar donde se reúnen los jueves los estudiantes Erasmus. Cuando yo regresara de la clase iríamos.

Salí un poco tarde de las residencias, para variar. Sin embargo, creo que mi autoestima está tan alta [o tal vez sea el cinismo], que últimamente ya no considero a cosas como la impuntualidad un defecto, sino como una característica.

Llegué al auditorio municipal a las 20:15, pero el salón estaba vacío. Fui a la oficina del coordinador del área de fotografía y me dijo que estuvo llamando hace unos días a la residencia pero que no pudo localizarme, el caso es que Natalia no iba a poder dar clase, me pidió disculpas y le dije que no se preocupara [mientras pensé en el montón de veces que suena el teléfono y que no contestó porque pienso que alguien va a contestar]. Y en un buen gesto, como para que no sintiera yo que di la vuelta en vano, me prestó unas revistas de fotografía y me recomendó algunos libros.

Era muy temprano como para regresar a la residencia, además tenía ganas de caminar y hambre. Decidí caminar pero comer hasta llegar a la residencia. Entonces caminé, caminé mucho, solo dejándome guiar por imágenes interesantes, no puse mucha atención al camino, solo iba con mi cámara en mano retratando cuanto veía.

Caminé un poco más de una hora cuando, había pasado por unas fuentes, parques, calles luminosas, strip clubs, viviendas, etc. Ya estaba cansadillo, empecé a ver más los edificios y sentí como que ya estaba en un lugar conocido, creí que estaba por llegar a la Plaza de Cervantes, para tomar el autobús de regreso a la residencia.

Sin embargo, estaba en un error, los edificios si eran familiares, porque eran los edificios que se encuentran circundantes al auditorio, toda mi caminata de una hora había sido en un gran círculo

La verdad me dio agüite, pero también me dio risa: “ándele por andar de fotógrafo intelectualoide valedor”. Pues bueno, a caminar un poco más, el dolor en mis piernas era fuerte, pero mi orgullo era más y tenía que llegar hasta la Plaza de Cervantes caminando, ¡que madres!

Después de otra media hora arrastrando mis piernas por las calles, llegué agotado a la estación del autobús para ir a comer algo a la residencia, estaba muy hambriento.

Llegué como a las 23:00 menos 20, Toño estaba listo para irse, bañado y cambiado, me preparé un sándwich y estaba comiendo y revisando algunas cosas en Internet. Toño se desesperó y le dije que si quería mejor lo alcanzaba allá, creo que quería irse temprano porque hasta cierta hora daban gratis bebidas o algo así.

Se fue y me quedé, me bañé y me cambié. Ya iba en camino al Gabana a las 0:02. Para mi desgracia perdí el autobús de las 0:00, así que decidí irme corriendo hasta el centro de Alcalá, temperatura 15°C, una camisa de manga corta sin sweater, cámara en un bolsillo y mp3player en el otro. Mi estilo típico. Corrí casi todo el trayecto, de vez en cuando me detenía, cuando me daba sed, esperaba a que se me pasara y después continuaba.

Entré al bar a la 1:00 menos 15, caminé desde la Plaza de Cervantes al Gabana, para que mi cuerpo se enfriara. El bar está a unos metros de la estación de policía, habíamos pasado por ahí varias veces pero no lo habíamos visto. Es un lugar de mediano tamaño, había mucha gente, muchísima, pero no batallabas tanto para moverte entre la gente. Di una vuelta y ya cuando iba a salir encontré a Toño, ya iba de salida él, pensó que no llegaría. Casi siempre llegó tarde a los lugares, pero siempre llegó, a menos de que algo muy fuera de mí alcance suceda.

Salimos un rato y me contó que había ido antes a un bar llamado “Moby Dick” y que había estado tomando, que pidió un clamato y un shot de tequila, y que le habían regalado un segundo shot. Entramos nuevamente al Gabana, nos encontramos a Mónica, la polaca que habíamos llevado a la rectoría de la Universidad el tercer día que llegamos aquí. Yo fui quien la reconoció, y le dije a Toño, la saludamos y nos acoplamos ahí con ella y con sus amigas japonesas, Erika, Yuriko e Iyami, o algo así entendí. Toño se fue a la barra después de platicar un poco con Mónica y yo me quedé ahí con ellas bailando.

La música es bastante variada, desde los clásicos 80’s, de The Smiths, The Cure, New Order, Joy Division, entre otros; pasando por el grunge de los 90’s, también mezclando música latina, samba, rock pop español, rock alternativo, hip hop, trip hop, reggaeton, dance, elctro pop, pop en español, pop en inglés, en fin mucha música diferente, para casi todos los gustos. El dj no es muy bueno, pero bueno, los únicos que se fijan en eso son los aburridos que no pistean.

Mónica y una de sus amigas se fueron a tomar aire, y yo me fui al baño. Toño aún no regresaba de la barra. Después de hacer mis quehaceres en el mingitorio, salí del lugar a tomar aire, porque el humo del cigarro ya me estaba medio mareando. Volví a entrar buscando a Toño, pero no lo encontré, me acoplé con un grupo de muchachas un rato, mientras veía que show con Toño. No apareció, entonces salí nuevamente para ver si estaba afuera o algo.

Recargada en una pared, sobándose los pies, encontré a Mónica, traía unos tacones muy altos, porque había sido fiesta de una amiga suya y de la fiesta se vino a bailar, le pregunté por Toño y me dijo que no lo había visto desde que se fue a la barra. En eso salieron sus amiguillas japonesas, querían ir a otro bar, Kan Kan, creo que se llama. Me invitaron y les dije que las alcanzaría en cuanto viera que show con Toño. Se fueron y entre una última vez al Gabana buscando a Toño, no apareció, supuse entonces que se había ido a otro bar o tal vez a la casa, en el poco rato que hablamos noté que ya andaba tomadillo.

Caminé por las calles un rato, sin dirección fija, no sabía dónde estaba el mentado Kan Kan, así que solo caminé [fue el día de mis piernas]. Después de un rato de caminata, me topé con Mónica y sus amigas, estaban en una banca, descansando, al parecer ninguna de ellas se acordaba bien bien dónde estaba el Kan Kan. Me senté en el suelo, frente a ellas y platicamos. Era la última noche de las japonesas en Alcalá, habían venido a estudiar español por un mes. Igual que yo, quedaron profundamente enamoradas de España, no se querían ir.

Estuvimos ahí como 10 minutos o algo así, después de los cuales nos dispusimos a encontrar el dichoso Kan Kan [no sé si así se escribe, o si se llama así, pero eso decían, igual y era alguna frase japonesa o algo, el medio curso de japonés por el que pasé ya tiene rato que se borró de mi memoria].

Yuriko era la más desesperada por encontrar el bar, andaba caminando muy rápido por las calles, hasta que finalmente encontró a dos españolas que nos llevaron hasta allá. El lugar está cerca de la facultad de economía, al este de la ciudad. Es un lugar peculiar, entras y están los baños y un lugar donde te guardan tus pertenencias, como abrigos y esas cosas. Hay unas escaleras que te llevan a la pista de baile, que básicamente está en el sótano del edificio, hay una enorme barra decorada con tema selvático.

Ahí estaba más vació que el Gabana, pero de todas maneras había bastante gente, la mayoría eran españoles, estadounidenses y asiáticos. Entramos, bailamos un rato y cuando ya faltaban como 12 minutos para las 3:00, me despedí, quería alcanzar al autobús que salía a esa hora. Salí corriendo, esta vez no me detuve cuando me dio sed, no había tomado nada desde que estuve en la residencia.

Faltaban 2 minutos para las 3:00 cuando estaba atravesando la Plaza de Cervantes. Conforme me fui acercando, distinguí a Toño, sentado en la banca de la estación. Cuano estuve como a un metro de él, noté una mancha en el suelo, su cabeza la veía, le dije: “¿Qué pedo güey?”, volteó a verme, sus ojos estaban muy rojos, y me dijo: “Me quedaste muy mal”, su gesto era raro, como con una mueca; le contesté: “Pues te desapareciste, no supe que pasó”, y me dijo: “Me fui al Moby Dick otra vez”.

Me contó que me buscó un rato en el Gabana, que se había encontrado a Carlos, que le había preguntado por mí y que como no me vio, se regresó al Moby Dick a seguir pisteando, lo noté, la mancha en el suelo era vómito. Estaba bastante ebrio. Me senté en el extremo contrario de la banca, y solo veía el reloj municipal. El autobús no llegaba.

Toño me empezó a contar como había estado la onda en el Moby Dick, pero me repitió la historia como 3 veces, me preguntó que si había visto a Carlos como 4 veces, a lo que yo contestaba: “No, no lo vi”. También en repetidas ocasiones me dijo: “si quieres regrésate al Gabana yo aquí espero el camión”, a lo que yo respondía, estoy cansado, solo quiero regresar a la residencia.

No llegó el autobús, lo estuve esperando media hora, el frío ya me estaba haciendo la noche de cuadritos, Toño se volteaba cada 8 minutos a intentar vomitar, me decía: “puras babas de tequila”. Como ya tenía yo mucho frío, le pregunté: “¿Estás bien?” me contestó que sí, “porque yo me estoy cagando de frío y mejor me voy a ir caminando”, le dije; me dijo que él no tenía frío y que si quería que me fuera. Me fui corriendo, no tenía muy buen control de mis manos ya por el frío.

Corrí hasta que sentí que mi cuerpo ya estaba caliente, caminé un rato, corrí otro poco, cada que me acordaba volteaba para ver si pasaba algún autobús, ni uno solo. Justo antes de llegar a las residencias, crucé un puente, debajo de éste una carretera, la mayoría de los vehículos que pasaban a esa hora de la madrugada eran trailers; el barandal del puente me llegaba a la altura de las costillas, pensé: “supongo que aquí no hay muchos suicidas”. Tomé algunas fotos y corrí nuevamente hasta la residencia, a este punto ya no sentía mis piernas.

La residencia estaba vacía aparentemente. Entré al cuarto y lo primero que hice fue bañarme, y echar a la ropa sucia mi ropa apestosa a cigarro. Salí de bañarme, me puse mis yamis y me puse a platicar con mis amigos del rancho. Después de un rato, como a las 4:30 me empezó a preocupar Toño, no había escuchado que abriera la puerta de la residencia; no me preocupaba que le fueran a robar o hacer algo, lo que me preocupaba era que la policía se lo llevara por vomitar en la calle o algo así.

Considero a Toño mi amigo, y no sé que tengo que no puedo ver a mis amigos borrachos, o sea, está bien que pisteen lo que quieran, pero verlos pedos, así hasta las chanclas, me entristece, siento gacho. Y sí, con todo y el sentimiento gacho me fui, porque me estaba muriendo de frío y además desde que tuve un encuentro muy desagradable con un amigo que se puso muy borracho, no puedo estar mucho tiempo cerca de gente borracha, la verdad es que siento mucha desconfianza y como miedo. Creo que aquí a muchísimos pasos de casa debo de ver primero que es lo que a mi me conviene, debo de preocuparme en cómo es como yo voy a estar mejor, egoísta tal vez, pero la verdad bajo estás circunstancias necesario.

A las 6:00 escuché la puerta de la residencia abrirse, era Toño, aún borracho, pero ya no tanto. Me dijo que se había venido caminando porque el autobús nunca pasó. Tomé agua y me dormí.

donnadie vacio 7:42 p.m.
0 comments




sábado, marzo 18, 2006
 

Día 29 [15 de marzo 2006]

Nuevamente desperté justo a tiempo para ir a desayunar sin ayuda del despertador. Regularmente los miércoles no tengo clase, pero la profesora de control quería reponer la hora que perdimos la semana pasada y de una vez adelantar una clase porque al parecer en mayo va a ir a un congreso o algo así y va a perder clases. Entonces tendríamos clase de control de 12:00 a 14:00.

Mientras llegaba la hora de la clase aproveché para trabajar un poco sobre una tarea que tenía del laboratorio de control. De cierta manera me gusta el estilo de enseñanza de aquí, los profesores saben mucho y tú te tienes que hacer responsable de leer, practicar y hacer todo lo correspondiente para que te quede bien claro que es lo que hay que hacer, es decir, el proceso de aprendizaje depende mucho del estudiante; lo malo del caso es que yo no venía muy preparado para ciertas cosas, pero bueno, poco a poquito.

Fui a clase de control y después de las 2 horas de clase regresé a la residencia. Y me distraje, me distraje mucho, estuve muy activo dentro del cuarto, me puse a arreglar ropa, acomodé algunos papeles que tenía desordenado, limpié el escritorio, cambié de lugar el bote de la basura, me puse a ver fotografías, capítulos de algunas series, videos musicales, a leer blogs, a buscar noticias de música, grupos nuevos para escuchar, leí un poco del libro que compré, me bañé, me hice un bocadillo, me dormí un ratito, jugué con mi cámara un rato, me lavé los dientes; en fin, estuve bastante distraído, porque mi plan principal era hacer algo de tarea de laboratorio de control.

A final de cuentas, ya como a media noche me puse a hacer la tarea, ya que estaba bien cansado. Me dormí como a las 2:00, estaba sentado frente al escritorio y mis ojos se cerraban, me sentía muy cansado y me arrastré hasta la cama, me quité sin ver los pantalones, me los jalé como a hasta las rodillas y de ahí trabajé con las piernas, pateé los pantalones al suelo y me quite la camiseta en un movimiento rápido y la lancé a la silla, agarré las sabanas y me cubrí con ellas, no tenía frío, pero lo hice instintivamente. Del cajonero a la izquierda de la cama, tomé mis audífonos y mi mp3player y me puse a escuchar el cd de “ Set Yourself On Fire” de Stars, me quedé dormido creo en la canción “What I’m Trying To Say”.

donnadie vacio 10:39 a.m.
0 comments




viernes, marzo 17, 2006
 

Día 28 [14 de marzo 2006]

Quería despertarme a las 8:30 para alcanzar el desayuno, y justo eso sucedió, me desperté sin ayuda del despertador, a las 8:25. Fui a desayunar y me regresé al cuarto, mi clase de digitales era hasta las 12:00 así que tuve tiempo para hacer algunos ajustes al programa que tenía que hacer para el laboratorio de digitales.

Me bañe y me fui caminando rápido a la escuela, estuve atento a clase, aunque está vez volví a perderme en varias cosas de las que hablaba el profesor, pero seguía con actitud positiva.

Salí de clases deteniéndome a ver las pequeñas cosas en la banqueta, las ramas de los árboles, las hojas secas en el suelo, etc. Al llegar a los terrenos de las residencias me encontré con algo que hacía muchos años no veía, un funeral de pequeñas criaturitas. La primera vez que recuerdo haber visto algo así, fue un día lluvioso en la UABC.

Me llama mucho la atención la dinámica que tienen esas pequeñas criaturas, [artrópodos, moluscos, etc.], se organizan de una manera muy curiosa, me intriga su forma de vida, quisiera saber si se despiertan todos los días y siguen la misma rutina como maquinitas, o si a veces hacen unas cosas y a veces otras, quisiera saber cuales son las cosas que las hacen batallar, que cosas comen, etc. Cuando era niño, tapaba los agujeros de las hormigas solo para verlas salir de la tierra nuevamente; me gusta el color de la tierra que rodea normalmente sus guaridas.

Tomé algunas fotos al evento y me fui a comer. Después hice unos ajustes finales a mi tarea del laboratorio de digitales y regresé a la escuela. El profesor me dijo: “para ser la primera vez que cursas este laboratorio vas bastante bien”, me sentí muy bien, la verdad es que me dio muchos ánimos; es necesario mencionar que no hubiera sido tan sencillo obtener buenos resultados sin la ayuda de mi súper tutor de la UABC, que la verdad considero como un amigo, me hizo un buen paro explicándome algunas cosas que no entendía bien, se está ganando un llaverito.

En la noche fui al Mercadona a comprar algunas cosas para gusguear de vez en cuando. Me senté un rato en la banqueta cuando regresaba del Mercadona hacia la residencia, y solo contemplé la calle, me sentí relajado de una manera extraña, porque no era como un paisaje hermoso el que veía, solo la calle. Hay ciertos momentos en el día en el que solo me detengo y como que vuelve esa sensación de incredulidad, de que estoy aquí, a muchos kilómetros de Tijuana; es en esos momentos en los que los colores de la ciudad me atrapan y la verdad no quisiera soltarme de ellos, soy muy feliz aquí.

Dormí a gusto, dormí temprano.

El Funeral De Los Artrópodos





Suelo Rojo

donnadie vacio 7:40 p.m.
0 comments




miércoles, marzo 15, 2006
 

Día 27 [13 de marzo 2006]

Lunes, desperté temprano, había quedado con mi tutor de la UABC en conectarme temprano para que me ayudara un poco con lo que tengo que hacer en digitales. Así que a las 6:00 ya estaba despierto. Fue curioso, porque puse el despertador, pero me desperté 4 minutos antes de que sonara la alarma. Me metí a bañar y a las 6:30 ya me puse a trabajar sobre lo de digitales.

Luego fui a desayunar y a la escuela. Clase de dos horas de control. Seguido por un pequeño receso de 2 horas que utilicé para trabajar sobre mi primera práctica de Montaje y Edición de Video Digital, necesitaba más imágenes para completar mi idea sin tener que repetirlas. Después clase de digitales, que esta vez si entendí todo, me sentí muy bien, ahora como con más ánimos.

Al regresar a la residencia, me di cuenta de que pusieron unos botes para basura, pero ¡vamos a reciclar!, había uno para plásticos, otro para cristales y uno más para papeles, me da mucho gusto que haya ese tipo de cosas aquí, me siento más civilizado.

Fui a comer y después me engrané con lo de Montaje y Edición de Video Digital, tanto me metí en eso que no me di cuenta cuando se dieron las 19:40; salí corriendo de la residencia a las 19:55 [la clase empezaba a las 20:00 y todavía tenía que recorrer media ciudad para llegar], pero ya había terminado el trabajo. En el camino tomé algunas fotos para no perder la costumbre.

Al llegar al taller, Natalia, mi profesora, me dijo: “te hemos echado de menos”, todos estaban trabajando aún sobre sus respectivos proyectos, yo era el único que lo había terminado, entonces Natalia me puso a trabajar sobre la siguiente práctica, vamos a hacer como un anuncio de televisión, pero básicamente como si estuviéramos dando a conocer las películas que van a pasar en cierto canal, tenemos que editar trailers de películas que ella nos dio y ponerle un fondo musical, va a estar laborioso pero se ve interesante, entonces me puse a ver los trailers para ir dándome una idea sobre lo que voy a hacer, además ella me enseño algunos que realizaron el semestre pasado y unas funciones del Pínchale que probablemente vaya a usar.

Ya de regreso en la residencia, tenía mucha hambre, pero se me había olvidado ir al mercado, entonces me acordé de que me quedaba un poco de pechuga de pavo, pero no tenía en que ponerlo, ni pan, ni tortillas, ni servilletas, así que me lo comí así solo, directo del empaque le daba mordidas, también comí cereal, lo que calmo un poco a la tripa justo para dormir.

Ah, sí, claro, mi primera práctica de Montaje y Edición de Video Digital



Lo que más me gustó fue la introducción, y eso ni tenía que ver con la práctica, pero se la quise agregar. Y de paso, unas fotos.


Reciclemos



Comiendo Periquitas



Cuarto Caliente



Pechuguita

donnadie vacio 3:19 p.m.
0 comments



 

Día 26 [12 de marzo 2006]

Otra vez, domingo enteramente dedicado a tarea, aunque en realidad no es como tarea todavía, sino cosas que tengo que hacer para estar al corriente con las clases. En fin, CANCELADO.

donnadie vacio 1:16 a.m.
0 comments



 

Este no hace chuku chuku




La estación en Madrid




La puerta de Velázquez



Aniversario

donnadie vacio 12:58 a.m.
0 comments



 

Día 25 [11 de marzo 2006]

Obviamente no dormí mucho, pero desperté bien, más o menos descansado, a las 12:00. Tenía que alistarme para irnos a Madrid con la profesora de pintura de Toño, la cita era a las 15:00 en la estación de Alcalá. Toño había dicho que no era la estación por la que siempre pasamos, que creía que era otra.

Desayuné y me bañé de volón pimpón. La vez que fuimos al mercado Alcampo compré unos baguettes que están bien buenos, blanditos blanditos, muy ricos, a diferencia de los que como en el comedor, que están buenos, pero no son precisamente algodón, la mayoría de las veces son duros.

Tomé mi cámara y me di cuenta de que las baterías estaban casi descargadas por completo, ya no había tiempo para ponerlas a cargar, con el cargador de Toño tardan muchísimo y como el mío ya valió churrumais con limoncito, pues me tengo que aguantar.

Así que salimos, con cámara sin baterías en una bolsa del pantalón y en la otra mi súper mp3player, camino hacia la misteriosa estación de Alcalá. Más tarde resultó ser la misma estación de tren por la que siempre pasamos, el autobús de la línea 2 siempre da vuelta por ahí, pero Toño se tripeó y pensó que era otra, nos bajamos bien lejos y caminamos como 15 minutos para llegar a un lugar por el que acabábamos de pasar.

Estuvimos muy puntuales, eran las 15:00 menos 10 cuando nos sentamos en unas bancas frente a la estación, yo solo traía como 10€, el boleto de ida a Madrid costaba 2.25€. A las 3:07 llegó la profesora de pintura de Toño con su hija y una amiga de su hija. Compramos los billetes y nos subimos al tren rápido, que es muy parecido al trolley de San Diego, es decir, va siguiendo unos cables eléctricos.

Llegamos a la estación de Madrid después de unos 30 minutos de viaje. Es una enorme estación, con escaleras eléctricas y antes de salir de ella hay como un jardín muy grande, todo bajo techo, árboles grandes se extienden, hay tortugas en un laguito que hay ahí, después me enteré de que la razón de que haya un frondoso jardín ahí, es porque debajo pasa un río.

Ese día precisamente se cumplían 2 años de los atentados a las líneas de trenes rápidos. Los trenes que estallaron en aquella ocasión seguían la misma ruta que teníamos nosotros, Alcalá-Madrid.

La idea era ir al museo del Prado, que precisamente es la más grande pinacoteca del mundo [o sea, que tiene muchas pinturas], es un edificio enorme y solo exhibe una pequeña cantidad de las obras que tiene porque no caben en el lugar, al parecer se está planeando una expansión del museo para poder exponer una cantidad mayor de sus pinturas.

Antes de llegar al museo eché un vistazo a la ciudad, Madrid si que es bastante diferente a Alcalá, es una gran ciudad, al estilo Guadalajara [México] o el D. F., aunque claro que más vistosa, más limpia. Me pareció cool ver a una muchacha de limpieza, de las que trabajan para la ciudad, con audífonos, y era bastante atractiva, se le veía en la cara que estaba disfrutando mucho la música que escuchaba. Una cosa que también he notado en este país, es que la gente que usa audífonos, utiliza de los que se introducen en el oído, no creo haber visto a alguien con audífonos como los míos, al estilo diadema.

El ambiente en Madrid ya se siente más agitado, más de gente moviéndose rápido, gente tomando café para no quedarse dormida en la oficina, en sí más estresante. Podría acostumbrarme a vivir en Madrid. Alcalá es muy bonita, pero una de las cosas que extraño de Tijuana es ese movimiento de ciudad, aunque tampoco es como que me esté muriendo por estar en una ciudad, pero creo que yo nací para vivir en una ciudad.

Llegamos a un lugar para comprar algo de beber y aprovechando compré unas baterías para la cámara. La tienda se llama VIPS y estaba al lado de un Starbucks [en unos años el Starbucks tomará control de todo el planeta si sigue a este ritmo]

Tomé algunas fotos de la calles. Al llegar al museo tuvimos que esperar a algunas otras personas que se unirían a nosotros para recorrer el museo y a la guía que nos daría a conocer datos importantes sobre éste, lo haría gratuitamente, al parecer es amiga de la profesora de pintura de Toño, y de hecho da clases de Historia del Arte, así que sabe un montón, creo que está haciendo su doctorado en Arte o algo así, la verdad me impresionó.

Una vez dentro del museo [precio 6€, ó 3€ tarifa reducida], la profesora de Historia del Arte comenzó a hablar del proceso por el cual ha pasado el arte que se expone en el Prado, muy interesante, aprendí un montón de cosas, me siento bien culturoso ya. Aunque me perdí algunos detalles porque teníamos que ser muy cuidadosos de no amontonarnos alrededor de la profesora, ya que el museo no acepta guías así, “de gorra”, de hecho un tipo le quiso llamar la atención, pero ella dijo que éramos amigos, aún así la situación fue incómoda.

Ella es muy expresiva, se nota lo mucho que le apasiona el arte, cuando se refería a un cuadro que le gustaba lo expresaba con tal sentimiento que de cierta manera el cuadro acababa gustándote mucho a ti también, y cuando algo no le gustaba también lo expresaba con mucha emoción, en cada autor y cuadro analizado explicaba porque desde su punto de vista era algo bueno o malo.

Siempre hacia la aclaración de que no porque alguien dijera que una cosa fuera la mejor del mundo a nosotros nos tenía que gustar, decía que era muy valioso cuando alguien veía algo adorado por muchos y que con toda seguridad expresaba: “pues, a mi no me gusta”, y sí, todos tenemos derecho a que no nos gusten las mismas cosas que a los demás, como el regueton.

Aprendí de Velázquez [sí, así se escribe], de Ribera, de Goya, del Bosco, Tiziano, Tintoretto, Caravaggio, Rafael y muchos más. La verdad el museo del Prado rifa y eso que yo no soy muy afecto del arte de aquella época, pero ese museo la verdad es otro mundo, pasamos como 4 horas ahí, me dolían las piernas y nos faltaron un montón de cuadros y artistas por ver, pero ya iban a cerrar, a ver si luego tengo la oportunidad de volver. No tomé fotos a los cuadros porque que estaba tan enlelado viendo el montón de obras y escuchando los comentarios de la superguía que llevábamos que ni me acordé de la cámara.

Al finalizar el recorrido la superguía nos recomendó algunos otros museos para que visitáramos en otra ocasión, dijo que hay muchos que están vacíos y que son muy buenos, pero que el del Prado los opaca por su fama. También nos felicitó por nuestra “gran sensibilidad” al arte, se sorprendió mucho cuando supo que estudiamos Ingeniería en Electrónica y al parecer le dio mucho gusto que estuviéramos tan interesados en el arte.

Salimos ya de noche, decidimos esperar llegar hasta Alcalá para ir a cenar. Saqué algo de dinero de un cajero automático y tomamos el tren de regreso. En el camino íbamos platicando del museo y planeando dónde cenar. Me gustó bastante Madrid y espero volver varias veces más.

Caminamos desde la estación de trenes a la Plaza de Cervantes, la profesora de Toño nos recomendó un lugar para cenar y se fue a su casa, nos quedamos entonces su hija, la amiga de su hija, Toño y yo. El lugar al que fuimos a cenar es bastante fashion, está al lado del restaurante “el Gringo Viejo”; es un tipo de restaurante conocido como “arrocería”, o sea, que el platillo fuerte es el arroz.

El caso es que es de esos lugares en los que haces reservación. Como no teníamos reservaciones tuvimos que esperar como 20 minutos aproximadamente. Mientras esperábamos pedimos algo para beber en la barra. La plática se hacia más fluida y cuando había silencio, pues un sorbete al trago.

Al fin nos sentamos, nos pusieron una canastita con pan y nos dieron el menú. No se veían tan caros los platillos; por ejemplo, los que pedimos finalmente eran entre 19 y 24 euros y decía: “mínimo 2 personas”, así que pensamos que estaría perfecto, 2 platillos para los 4.

Tardaron bastante en traer la comida, pero no nos dimos cuenta de eso hasta que tronaron las tripas, porque estuvimos hable y hable. Reímos mucho. Después de un rato trajeron el platillo que ellas habían pedido, era arroz con una especie de langosta, unos minutos más tarde trajeron el nuestro, estaba muy rico todo, la comida, la conversación, las risas.

Después de un rato terminamos de comer y pedimos postre, pedí “Muerte por Chocolate”; era una pastel de chocolate, con relleno de chocolate, lo que sería la crema de arriba era nieve de chocolate y estaba bañado en chocolate; no le podían poner más chocolate.

Cuando trajeron la cuenta nos llevamos la sorpresa de la noche. Fueron como 130€, no lo podíamos creer, resulta que los platillo si eran mínimo para dos personas, pero a cada una le cobraban lo que decía en el menú, ¿Cómo íbamos a saber eso?, no había letrerito. Cada quien terminó poniendo más de 30€, nos repartimos los gastos porque todos comimos de lo de todos.

Nos la pasamos muy cool, al salir la profesora de Toño pasó por nosotros, en su auto, a la Plaza de Cervantes, mientras íbamos en el auto estábamos hablando de lo que había pasado en el restaurante, como que en una de esas que platicábamos de algo gracioso la amiga de la hija de la profesora de Toño escupió su postre y me cayó en la cara, o de un señor que tenía la cara bien larga, pero exagerado, como un huevo, estaba bien raro. Íbamos risa y risa en el auto, tanto me reí que por un momento sentí que me ahogaba, sentía en el pecho el mendigo pastelito chocolatoso que me tragué.

Nada más llegué al cuarto y caí rendido a la cama, estaba supercansado, pero muy a gusto, muy satisfecho con el día que había tenido, era la 1:08 cuando cerré los ojos.

donnadie vacio 12:50 a.m.
0 comments



El Funeral De Los Caracoles



MSN messenger ==> donnadie@gmail.com







Algunos Datos Sobre Mí

Powered By Blogger TM


Fanzine
1 [2005]


Estuvieron Vivos [Archivos]
noviembre 2002
diciembre 2002
enero 2003
febrero 2003
marzo 2003
abril 2003
mayo 2003
junio 2003
julio 2003
agosto 2003
septiembre 2003
octubre 2003
noviembre 2003
diciembre 2003
enero 2004
febrero 2004
marzo 2004
abril 2004
mayo 2004
junio 2004
julio 2004
agosto 2004
septiembre 2004
octubre 2004
noviembre 2004
diciembre 2004
enero 2005
febrero 2005
marzo 2005
abril 2005
mayo 2005
junio 2005
julio 2005
agosto 2005
septiembre 2005
octubre 2005
noviembre 2005
diciembre 2005
enero 2006
febrero 2006
marzo 2006
abril 2006
mayo 2006
junio 2006
julio 2006
agosto 2006
septiembre 2006
octubre 2006
noviembre 2006
diciembre 2006
enero 2007
febrero 2007
marzo 2007
abril 2007
mayo 2007
junio 2007
julio 2007
agosto 2007
septiembre 2007
octubre 2007
noviembre 2007
diciembre 2007
enero 2008
febrero 2008
marzo 2008
abril 2008
mayo 2008
junio 2008
julio 2008
agosto 2008
septiembre 2008
octubre 2008
noviembre 2008
diciembre 2008
enero 2009
febrero 2009
abril 2009
mayo 2009
junio 2009
septiembre 2009
octubre 2009
enero 2010
marzo 2010
mayo 2010
junio 2010
julio 2010
agosto 2010
septiembre 2010
octubre 2010
noviembre 2010
diciembre 2010
enero 2011
marzo 2011
junio 2011
julio 2011
agosto 2011
septiembre 2011
noviembre 2011
diciembre 2011
julio 2012



Suscribirse a
Entradas [Atom]